Agencia AFP. 10 abril
Pese a que varios miembros de la Reserva Federal (FED) abogan por mantener las tasas de interés en el nivel actual, hasta fin de año, algunos no descartan una
Pese a que varios miembros de la Reserva Federal (FED) abogan por mantener las tasas de interés en el nivel actual, hasta fin de año, algunos no descartan una "modesta" subida del indicador "a finales del 2019". Foto: Pablo Martinez Monsivais/ AP

Washington. AFP. La mayoría de los miembros de la Reserva Federal (FED) cree que las perspectivas para la economía de Estados Unidos y los riesgos, especialmente internacionales, justifican mantener las tasas de interés en el nivel actual hasta fin de año, según el acta de su última reunión este miércoles 10 de abril.

Sin embargo, varios participantes en el Comité Monetario advirtieron que las tasas podrían “cambiar de dirección”, hacia arriba o hacia abajo, dependiendo de la evolución de las variables económicas.

Las preocupaciones se relacionan con el aspecto de las “curvas de tasa de interés” estadounidenses, que muestran que los rendimientos de los bonos a largo plazo son iguales o incluso más bajos que los de los bonos a corto plazo, “lo que históricamente anticipa un debilitamiento de la economía”.

Si la primera economía del mundo sigue creciendo como se espera (2,1% previsto para este año), varios miembros no descartan una “modesta” subida de tasas “a finales de este año”, según el documento sobre la reunión desarrollada entre el 19 y 20 de marzo.

La FED decidió entonces dejar las tasas entre 2,25% y 2,50%, y la proyección sobre la evolución de las tasas descartó giros hasta fin de año. Tres meses antes el panorama era distinto, ya que aún se preveían dos aumentos de 0,25% antes de fin de año.

La próxima reunión monetaria tendrá lugar entre el 30 de abril y el 1.° de mayo.

La Reserva Federal ha sufrido continuas críticas de la Casa Blanca, que reclama tasas de interés más bajas.

El debilitamiento de los indicadores económicos estadounidenses en el primer trimestre, especialmente del lado del consumo, pero también el temor a los “efectos negativos significativos” de las tensiones comerciales y del curso de la economía internacional, como el Brexit, hicieron que la FED adoptara una postura cautelosa.

Pero esta precaución también fue acompañada de optimismo, según surge de la reunión. “La mayoría de los participantes indicó que no prevé que la reciente debilidad del gasto del consumidor, motor de la economía de los Estados Unidos, persista más allá del primer trimestre”, indica el documento.