Patricia Leitón. 24 agosto

(Video) Rodrigo Cubero: 'El tipo de cambio no lo determina el Banco Central'

Un mayor ingreso de capitales para invertir en bonos del Gobierno y la desaceleración en las importaciones son, según el Banco Central, los dos principales factores que pesan en la reducción que ha mostrado el precio del dólar en los últimos ocho meses, y que lo han llevado al mismo valor que tenía hace un año.

El precio de la divisa en el mercado Monex, donde se negocian montos superiores a $1.000, cerró este viernes 23 de agosto en ¢568,35, monto muy similar al que tenía hace un año,que era de ¢570,11; sin embargo, en la primera semana de noviembre del 2018 incluso aumentó hasta un máximo de ¢628,85, un comportamiento que luego comenzó a revertirse.

“Hemos observado básicamente dos factores (que influyen en la baja): uno tiene que ver con la mayor confianza en los mercados de financiamiento doméstico y sobre todo de financiamiento del Ministerio de Hacienda (…). Por otro lado, hemos visto una reducción en la demanda de divisas como consecuencia de la desaceleración de las importaciones”, comentó el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

Las importaciones de bienes pasaron de $2.516 millones, en el primer semestre del 2018, a $2.273 millones en el primer semestre del 2019, en lo cual ha influido la menor compra de vehículos.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda captó, en marzo pasado, casi $1.000 millones en solo siete días, operaciones dentro de las cuales las autoridades prevén que participaron inversionistas extranjeros, así como nacionales que tenían recursos en el exterior.

“Ha habido un ingreso de capitales, tanto de costarricenses que vienen del exterior, como de extranjeros, que han traído flujos de capital para invertir en el mercado doméstico, principalmente en títulos de Hacienda, eso ha aumentado la oferta de divisas”, comentó Cubero.

Movimientos cambiarios

FUENTE: BANCO CENTRAL    || INGRAFIA / LA NACIÓN.

Otros economistas consultados consideran que hay factores adicionales que explican la abundancia de divisas que se observa en el mercado.

Dicha abundancia se refleja en que los dólares que las entidades compran al público por medio de ventanilla han superado, este año, a los que han vendido, en $1.309 millones.

El economista Félix Delgado, comentó que la misma baja en el precio de la divisa provoca que alguna gente quiera vender antes de que baje más y eso alimenta la reducción.

Por otro lado, añadió Delgado, hay una demanda que básicamente no cambia ante variaciones en el precio, que es la del sector público (por ejemplo, Recope para pagar combustibles), pero la demanda de divisas del sector privado baja en condiciones de desaceleración económica pues la gente reduce su voluntad de gastar.

El economista Norberto Zúñiga, por su parte, sumó algunos factores más: menor financiamiento en dólares al sector privado, expectativas de mayores recursos externos y eventual apreciación adicional del tipo de cambio y venta de dólares para pago de impuestos.

Según la Encuesta de Expectativas de Variación de Tipo de Cambio que realiza el Banco Central, la variación promedio esperada para los próximos 12 meses del dólar se ha desacelerado. En abril era de 4,2%; en mayo pasó a 3,7%, en junio a 3,8% y en julio, a 3,3%.

Preocupación por producción nacional

La baja en la divisa beneficia a los deudores en dólares que reciben ingresos en colones y abarata los precios de los bienes importados; sin embargo, genera preocupación porque golpea los ingresos de empresarios que reciben divisas, como los exportadores y el turismo.

Lo anterior ocurre en un momento en el cual la producción del país crece poco, apenas 1,5% en junio respecto al mismo mes del año anterior, según el índice mensual de la actividad económica.

Esto sucede, además, cuando otros países, como China, y en América Latina en Argentina, Chile, Brasil y Colombia, mencionó Zúñiga, han devaluado su moneda, lo cual hace que sus productos resulten relativamente más baratos para los extranjeros, mientras que los bienes costarricenses se vuelven más caros para los foráneos.

“Me preocupa esta apreciación cambiaria, en momentos en que muchas otras monedas de países competidores se han depreciado y las condiciones de nuestra economía no son muy favorables”, comentó Zúñiga.

“Aunque el Banco Central había dicho (su presidente, don Rodrigo Cubero) que procurarían evitar fuerte contracción del tipo de cambio por la emisión de eurobonos, con lo que viene pasando no es claro el significado de la posición del Banco, pues lo que muchos pensábamos era que esta regresión del tipo de cambio es negativa para tanta gente cuyos ingresos dependen de ventas externas, directa o indirectamente”, añadió Delgado.

Consultado sobre esta situación, Cubero comentó que el Banco Central no es el que determina el tipo de cambio, sino las fuerzas del mercado y que todavía no hay señales de una apreciación real (el tipo de cambio de Costa Rica respecto a otros países ajustado por las diferencias de inflación).

“El tipo de cambio no lo determina el Banco Central, lo determina el mercado en un régimen de flotación administrada como el que tiene Costa Rica, desde el año 2015, el tipo de cambio es determinado fundamentalmente por las fuerzas de oferta y demanda de divisas en el mercado y el Banco Central interviene sobre todo para acotar, para mitigar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio”. Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central.

“Es cierto que el sector exportador atraviesa una circunstancia difícil, el contexto externo ha sido difícil y porque la misma economía costarricense está enfrentando un momento difícil y eso lo tenemos muy presente, pero reiteramos que el comportamiento del tipo de cambio es fundamentalmente de factores de mercado”, comentó Cubero.

Añadió que el Banco Central ha utilizado las herramientas que tiene a mano para ayudar a la producción local, como la reducción de la tasa de política monetaria (que influye en el resto de tasas), del encaje mínimo legal (que libera recursos para crédito) y ha comprado dólares en una mayor medida de lo que se necesita para reemplazar las necesidades al sector público no bancario (para mitigar la caída).

Consultado sobre si el ingreso de $1.500 millones por eurobonos podría generar una reducción mayor, Cubero explicó que no necesariamente pues dichas divisas no pasarán directamente por el mercado.

Añadió que si el Gobierno requiriera vender parte de esos dólares al Banco Central, en ese momento la entidad tendrá que decidir si como consecuencia de la compra de dólares que hace tiene que verter una parte de los mismos en el mercado cambiario o no.

De esta forma, de las palabras de Cubero se desprende que mientras se mantengan los factores que explican la mayor oferta de divisas, el precio del dólar se mantendrá bajo. En el segundo semestre la atención está centrada en la decisión que tome la entidad sobre la administración de los recursos de los eurobonos que el Gobierno requiera cambiar a colones.

Entrevista
Rodrigo Cubero: “El comportamiento del tipo de cambio es por factores de mercado”
El presidente del BCCR, Rodrigo Cubero. Fotografía José Cordero/Archivo.
El presidente del BCCR, Rodrigo Cubero. Fotografía José Cordero/Archivo.

Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, reiteró que el comportamiento del tipo de cambio obedece a factores de mercado y señaló que la entidad ha tomado acciones, en el margen que tiene, para mitigar los efectos de la baja en algunos sectores productivos.

– ¿Cuáles factores han estado influyendo en la baja en el precio del dólar?

– Hemos observados, básicamente, dos factores: uno tiene que ver con la mayor confianza en los mercados de financiamiento doméstico y sobre todo de financiamiento del Ministerio de Hacienda, mayor confianza en la sostenibilidad de las finanzas públicas.

“Por otro lado, hemos visto una reducción en la demanda de divisas como consecuencia de la desaceleración de las importaciones y ambos factores han jugado para empujar a la baja el tipo de cambio”.

– Hay preocupación porque con la devaluación del yuan, y la que algunos otros países han hecho, los exportadores nacionales estén perdiendo competitividad.

– Ciertamente ha habido movimientos en ambas direcciones en las monedas de los socios comerciales, pero en este momento no hay una apreciación del tipo de cambio real.

“Es cierto que el sector exportador atraviesa una circunstancia difícil, el contexto externo ha sido difícil y porque la misma economía costarricense está enfrentando un momento difícil y eso lo tenemos muy presente, pero reiteramos que el comportamiento del tipo de cambio es fundamentalmente de factores de mercado, no de lo que el Banco Central haga”.

“Desde la perspectiva relativamente limitada, acotada, de lo que puede hacer el Banco Central en un régimen de flotación administrada y de metas de inflación, el Banco Central ha venido haciendo todo lo que tiene a su disposición, que es básicamente dos cosas: reducir las tasas de política monetaria, y complementariamente reducir la tasa del encaje mínimo legal”.

– ¿Esas presiones (a la baja) podrían aumentar si se logra la colocación de los $1.500 millones?

– No directamente porque esos recursos que recibiría el Gobierno no pasan directamente por el mercado cambiario, esos recursos primero el Gobierno los depositaría en cuentas en dólares en el Banco Central y eventualmente el Gobierno tendrá que tomar una decisión de cómo los usa.

”Si necesita hacerle frente a pagos en colones el Gobierno deberá vender esos dólares al Banco Central y recibir colones a cambio (…), el Banco Central, en ese momento, tendrá que decidir si como consecuencia de la compra de dólares que hace tiene que verter una parte de los dólares que le compra el Gobierno en el mercado cambiario o no; podría hacer eso, podría verter una parte y dejarse otra, podría, también, tomar decisiones como hacer un pago adelantado de deudas externas del Banco Central, en particular de un crédito que tiene con el Fondo Latinoamericano de Reservas por $1.000 millones”.