Óscar Rodríguez.   6 diciembre, 2019
Los bienes y servicios que conforman el grupo de transportes reportaron, en noviembre pasado, una variación negativa de 1,73%, según datos del INEC. El costo del pasaje de autobús es uno de los elementos de dicho segmento. Foto: José Cordero.

La inflación de Costa Rica, medida con el índice de precios al consumidor (IPC), acumuló, en noviembre pasado, el cuarto mes consecutivo de desaceleración.

El IPC reportó una variación interanual (últimos 12 meses) de 1,86%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en un comunicado, este 6 de diciembre.

La información difundida por la entidad muestra que la reducción porcentual del indicador comenzó en agosto pasado.

La tendencia del índice general está influenciada por el menor crecimiento de los bienes y servicios de los grupos de alimentos, transporte, y de alquiler y servicios a la vivienda.

Estos tres grupos son, precisamente, los más determinantes en el cálculo de la inflación.

El conjunto de bienes que confirman el segmento de alimentos tuvo una variación interanual de 1,84% en noviembre y mantiene una tendencia de reducción, desde julio anterior, cuando se ubicó en 2,70%.

El grupo de transporte tuvo una caída interanual de 1,73% en el mes anterior. La tendencia de reducción se inició desde mayo pasado cuando los costos crecieron 4,67%. En este segmento se incluyen los costos de los combustibles, autobús y vehículos, según el INEC.

Los bienes del grupo de alquiler y servicios de vivienda (luz, agua, Internet, entre otros) reportó una variación interanual de 3,11% en noviembre, mientras que, en julio pasado, creció 3,69%.

Rudolf Lucke, del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, comentó que los bienes de consumo de los hogares reportan la mayor baja en precios, pues las personas tienen menos recursos a raíz de sus deudas.

“Cuando hay una reducción del consumo, se empiezan a observar bajas en los precios de algunos bienes y servicios. Mucho en tema de alimentos y se pospuso totalmente la compra de automóviles, comidas y bebidas fuera del hogar y el entretenimiento”, destacó el economista.

El resultado registrado por el INEC indica que la inflación se mantiene todavía por debajo de la meta del Banco Central, que es del 3% (con una desviación de un punto hacia arriba o abajo).

Precisamente, el pasado 28 de noviembre, el ente emisor difundió un comentario en el cual informó que la inflación está contenida.

“En la desaceleración de la inflación incidió, en mayor medida, la caída en los precios de los bienes agrícolas, combustibles y electricidad”, destacó la entidad.

Para el economista de la UCR, que la inflación esté por debajo de la meta del Banco Central es negativo, pues lo ideal es que esté lo más cerca posible del objetivo de la institución.

“Con la meta del Banco Central se busca certidumbre, que la gente tenga certeza hacia donde van los precios. Si se sale de ese rango, se pierde la confianza aunque el movimiento sea hacia abajo. Por ejemplo, una inflación baja le demuestra a una empresa que no es factible subir precios y si esperaban hacerlo, probablemente no lo hagan”, explicó Lucke.

Ver más!

Evolución mensual

En la evolución mensual, los datos del INEC muestran que, de los 315 bienes y servicios que conforman el IPC, el 49% aumentaron de precio, el 41% disminuyeron y el 10% restante no tuvieron movimiento.

Entre los que subieron están la cebolla con un 35%, la gasolina con 2,63%, los paquetes turísticos con 2,25% y la suscripción de cable con 1,35%.

Del lado de las reducciones, destacan el precio de los automóviles con 0,61%, la papaya con 8,14% y el tomate con 5,46%, informó la entidad pública.