María Fernanda Cisneros. 8 agosto
Durante julio los bienes y servicios que mostraron un mayor efecto positivo son: paquetes turísticos, tomate y pizza. Fotos Melissa Fernández Silva
Durante julio los bienes y servicios que mostraron un mayor efecto positivo son: paquetes turísticos, tomate y pizza. Fotos Melissa Fernández Silva

La inflación, medida por el índice de precios al consumidor (IPC), registró una variación interanual de 2,08% en julio, por debajo de lo registrado en casi todo el año, con excepción de mayo. Sin embargo, por encima del 1,16% visto un año atrás.

El dato, publicado este 8 de agosto por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), se mantiene en el límite inferior del rango meta establecido por el Banco Central, entre 2% y 4%.

En el informe de inflación a junio 2018, la autoridad monetaria explicó que estima que el indicador se mantendrá dentro del rango meta durante el segundo semestre de 2018 y a lo largo del 2019.

“Sin embargo, existen riesgos que, de materializarse, podrían desviarla de ese resultado. Algunos de los eventos se relacionan con la incertidumbre proveniente del contexto internacional y con factores internos que restan grados de libertad a la política monetaria, en especial el continuo deterioro de las finanzas públicas”, explicó el Central.

Por su parte, la inflación acumulada este año (enero-julio) fue de 0,85%. Esta cifra es más baja que la reportada un año atrás, pero es más alta que la observada a lo largo del 2018 (logró recuperarse luego del impacto de varios meses con decrecimiento mensual).

La información, divulgada la mañana del miércoles 8 de agosto, también muestra que el crecimiento mensual de julio fue de 0,28%.

En julio, los grupos de bienes y servicios que más aportaron al crecimiento de precios fueron Alimentos y bebidas no alcohólicas, y Entretenimiento y cultura.

Este indicador cumple dos meses con variaciones siempre cercanas al cero, pero positivas. En marzo, abril y mayo la variación fue negativa.

De los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo, el 53% aumentó de precio y 34% lo redujo.

Los bienes y servicios que mostraron un mayor efecto al alza fueron paquetes turísticos, tomate y pizza. Al contrario, los que principalmente generaron un efecto negativo fueron aguacate, pechuga de pollo y perfume.

Al detallar los grupos que componen el índice calculado por el INEC, ocho mostraron incrementos en su precio y cuatro lo redujeron.

Los de mayor aporte al alza son alimentos y bebidas no alcohólicas, así como entretenimiento y cultura.