María Fernanda Cisneros, Marvin Barquero. 7 junio

La inflación de Costa Rica, medida por el índice de precios al consumidor (IPC), registró en mayo una variación mensual (de un mes respecto al mes anterior), de -0,11%.

Este es el tercer mes consecutivo en este año que el indicador muestra una cifra negativa. En marzo el dato fue de -0,08% y en abril, de -0,08%.

De los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo, 42% se redujo de precio y 45% experimentó una subida.

Las comunicaciones, el entretenimiento y cultura, los alimentos y bebidas no alcohólicas,y las prendas de vestir y calzado, ejercieron presión a la baja en el indicador.

Por su parte, el transporte, las bebidas alcohólicas y cigarrillos, así como los muebles son los grupos que más subieron de precio.

Al detallar el resultado por bienes y servicios, el tomate, el Internet y los paquetes turísticos evidenciaron un mayor efecto a la baja en el IPC. Mientras, la gasolina, el automóvil y el autobús urbano ejercieron un efecto al alza.

La variación interanual del índice fue de 2,04%, cifra mayor a la registrada hace un año (1,67%), y que además, se ubica en el límite inferior del rango meta de inflación del Banco Central, fijado en un pasadizo de entre 2% y 4%.

También, es el dato más bajo que ha mostrado a lo largo del 2018, según el informe divulgado la mañana de este jueves 7 de junio por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La inflación, además, acumuló entre enero y mayo del 2018 un 0,40%, menor al 0,92% durante igual periodo del 2017.

El índice de precios se utiliza como referencia para fijar los impuestos a los combustibles, tarifas de servicios públicos, así como para el ajuste del costo de los alquileres y los salarios.