María Fernanda Cisneros. Hace 6 días
El FMI estima que la región de América Central y República Dominicana repuntará 3,8%, menor al 4,4% estimado hace un año. Fotografía: ZACH GIBSON/AFP
El FMI estima que la región de América Central y República Dominicana repuntará 3,8%, menor al 4,4% estimado hace un año. Fotografía: ZACH GIBSON/AFP

La economía costarricense se estancaría en 3,3% en 2018 y 2019, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta estimación forma parte del informe Perspectivas Económicas para Las Américas – Una recuperación despareja, publicado por este órgano internacional el viernes 12 de octubre.

Este organismo redujo la perspectiva de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para Costa Rica. Hace un año, estimó que la producción del país repuntaría 3,8% en 2018.

Estas cifras contrastan con lo estimado por el Banco Central en su programa macroeconómico para el periodo 2018-2019. Según la autoridad monetaria, la producción crecerá 3,2% en 2018 y 3,4% en 2019.

¿Cuáles son las razones del estancamiento económico? Según el FMI, el crecimiento se desaceleró por el prolongado ciclo electoral, que requirió de una segunda ronda, y la escasa confianza de las empresas.

La incertidumbre llegó en medio de la creciente deuda del Gobierno y el déficit fiscal, al mismo tiempo que se discute en el Congreso la reforma fiscal, plan que fue aprobado en primer debate hace pocos días.

La proyección de crecimiento para América Central y República Dominicana también cambió. El FMI estima que repuntará 3,8%, menor al 4,4% estimado hace un año.

Si esta proyección se cumple, la región crecería por debajo del 4% del 2017.

Este dinamismo es calificado por el FMI como “favorable”, ya que la ligera reducción se explica principalmente por la contracción económica que experimenta Nicaragua.

Según el documento, la región de América Latina y el Caribe crecería 1,2% el año en curso y 2,2% el próximo.

Centroamérica con síntomas de menor crecimiento

Esta región ha dado señales de desaceleración desde inicios del 2018, debido al empeoramiento de los términos de intercambio y la reducción de la demanda interna.

Según el documento, los riesgos para la región van en línea con las finanzas públicas, el grado de dolarización de la economía y el balance comercial.

La situación política de Nicaragua impactó a la baja el comercio a lo interno de la región, por la interrupción del transporte terrestre, que encareció los costos logísticos de las importaciones y exportaciones.

Sin embargo, Estados Unidos apoyó las exportaciones y contrarrestó el deterioro.

“Pese a las sólidas perspectivas de la economía estadounidense, se prevé un empeoramiento del saldo de cuenta corriente en vista de los precios más altos del petróleo y la futura normalización de las entradas de remesas”, afirmó el informe.

Aunque la inflación aceleró su paso, se mantiene dentro de los rangos meta de los bancos centrales de Costa Rica, Honduras y República Dominicana; solo levemente por debajo de Guatemala.

El FMI prevé que la inflación continuará al alza, pero siempre dentro de esos límites.

Para Costa Rica, estima una inflación de 2,2% en 2018 y 3% el próximo año. Ambos datos estarían dentro del rango del Central, ubicado entre 2% y 4%.

En términos generales, prevé un incremento en los déficits fiscales, para lo que recomienda disciplina fiscal en un momento en el que el financiamiento externo presenta “condiciones menos favorables”.

Por último, destaca el grado de dolarización y resalta la necesidad de que Costa Rica y República Dominicana sean más transparentes al realizar intervenciones cambiarias.