María Fernanda Cisneros. 20 agosto
El aporte del Estado a la CCSS, por concepto de pensiones, pasó de 0,58%, en el 2018, a 1,24%, en el 2019. Foto: Rafael Pacheco/Archivo
El aporte del Estado a la CCSS, por concepto de pensiones, pasó de 0,58%, en el 2018, a 1,24%, en el 2019. Foto: Rafael Pacheco/Archivo

El pago de los intereses de la deuda y el crecimiento de las transferencias retan las finanzas del Gobierno Central, y en julio, opacaron algunos logros alcanzados por el Ministerio de Hacienda.

En la acera de los ingresos, el crecimiento mejoró. Las entradas de dinero en los primeros seis meses del año llegaron al 7,95% de la producción y el dinamismo fue de 6,34%, mayor al observado en los dos años previos, según muestran las cifras financieras publicadas este martes 21 de agosto.

La mejor recaudación se debe, por ahora, a los recursos provenientes de la amnistía tributaria. Hacienda espera que la entrada en vigencia del impuesto al valor agregado (IVA) y su pago a partir de agosto contribuya a mejorar los ingresos.

A pesar de lo anterior, el desbalance fiscal a julio creció.

La mezcla de algunos esfuerzos de contracción y de algunos gastos que se mantuvieron al alza, dio como resultado un déficit primario (sin intereses) de 1,54% y un déficit financiero de 3,79%. Ambas cifras son mayores a las del mismo periodo del año previo.

Pese a esto el Ministerio destacó algunos hitos positivos de julio. Entró en vigencia el impuesto al valor agregado, recibió la aprobación para emitir bonos en el mercado internacional, por $1.500 millones; firmó el crédito de apoyo presupuestario con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por $350 millones y logró modificar el crecimiento de 95 pluses salariales, de acuerdo con la institución.

¿Dónde crece el gasto?

A julio anterior, el pago de intereses de la deuda sigue acelerando el paso, y subió de 1,89%, a 2,25% de la producción, en el último año.

Este es el principal impulsor para que los gastos totales crezcan a un ritmo de dos dígitos. Pasó de un aumento de 7,24% en julio 2018 respecto al mismo periodo del 2017, a 11,07% en igual periodo del 2019.

“El pago de intereses continúa siendo el mayor reto que enfrentamos, por lo que la colocación de los eurobonos y el acceso a los créditos de apoyo presupuestario resultan esenciales”, explicó la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar.

El proceso para la emisión internacional ya dio sus primeros pasos. Hacienda recibió las ofertas para la contratación del asesor legal internacional y ahora debe deliberar quién será el elegido para seguir con el proceso.

Entre tanto, las transferencias del Gobierno mantuvieron un ritmo de crecimiento de más del 7%, lo que también incidió en el crecimiento de los egresos sin intereses.

El incremento de este gasto se dio, según Hacienda, debido al desembolso de ¢60.000 millones extra destinados a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Las cuotas del Estado aumentaron de 0,58%, en el 2018, a 1,24% en el 2019, por concepto del seguro de pensiones, afirma el boletín remitido a la prensa este martes 20 de agosto.

A julio, el gasto total sin intereses es mayor al de hace un año, en términos de su peso en la producción, y también aumentó su dinamismo de 5,35% a 8,23%, en los últimos doce meses.

Por su lado, las remuneraciones crecen menos y también redujeron su peso como porcentaje de la producción.

En materia de la deuda: “seguimos haciendo los esfuerzos necesarios para mejorar el comportamiento de las tasas de interés, conscientes de que con ello favoreceremos el proceso de la reactivación económica que tanto requiere el país”, anotó Aguilar.