Patricia Leitón. 31 octubre, 2017

San José

Costa Rica se ubica en el 2018 como la quinta mejor economía en América Latina y el Caribe para hacer negocios y ocupa el puesto número 61 en el mundo entre 190 países, según el indicador Doing Business 2018 (Facilidad para Hacer Negocios) publicado este 31 de octubre del 2017 por el Banco Mundial.

El plazo promedio para lograr la instalación de una conexión eléctrica en la región es de 66 días, más breve que en los países de la OCDE, de 79 días; pero el costo es de 927% el ingreso per cápita,mientras que en la OCDE de 63%. | ARCHIVO
El plazo promedio para lograr la instalación de una conexión eléctrica en la región es de 66 días, más breve que en los países de la OCDE, de 79 días; pero el costo es de 927% el ingreso per cápita,mientras que en la OCDE de 63%. | ARCHIVO

Por encima de Costa Rica se encuentran México, Perú y Colombia.

En el 2017, Costa Rica ocupó el puesto número 60; sin embargo, los resultados del 2018 no son comparables con los del 2017 prque hubo cambios en la metodología, la cual se refinó para el indicador de pago de impuestos, el cual se amplió para incluir procesos posteriores a la presentación de una declaración.

En el periodo evaluado, Costa Rica aplicó dos reformas que mejoran su clima de negocios las cuales fueron para facilitar el registro de propiedades y para proteger a inversionistas minoritarios.

Para facilitar el registro de propiedades, Costa Rica redujo el tiempo necesario para transferir una propiedad a través de varias medidas, incluida la introducción de límites de tiempo efectivos.

Con relación al fortalecimiento de la protección de inversionistas minoritarios, Costa Rica logró aumentar la eficiencia administrativa mediante la promulgación de la Ley 9392 en octubre del 2016, la cual establece protecciones específicas para inversionistas unitarios y refuerza garantías contra conflictos de interés.

Junto con Costa Rica, las economías que mejoraron los derechos de inversionistas minoritarios en 2016-2017 son: Azerbaiyán, Bután, Brunéi, Yibuti, Egipto, Francia, Georgia, India, Indonesia, Kazajistán, Lituania, Luxemburgo, Malasia, Nepal, Pakistán, Ruanda, Arabia Saudita, Tailandia, Ucrania y Uzbekistán.

En un comunicado, el Banco Mundial explicó que los resultados sí son comparables en cuanto a puntuación, es decir la "Distancia a la Frontera", que permite observar la brecha entre el desempeño de una economía en particular y el mejor desempeño a nivel global.

En esta área Costa Rica presentó un avance de 1.23. puntos. Su nota pasó de 67,90 en Doing Business 2017 a 69,13 en Doing Business 2018.

Por indicador, Costa Rica ostenta buenas calificaciones en apertura de un negocio (81.65), obtención de electricidad (88.21) y acceso al crédito (85). Asimismo, obtuvo una nota de 79.32 en el indicador de comercio transfronterizo. Donde tiene espacio para mejorar es en el indicador resolución de la insolvencia (34.42) y cumplimiento de contratos (51.48).

Sobre América Latina

Para América Latina en general, los resultados indican que la mitad de las 32 economías de la región implementaron reformas durante el año pasado, por lo que el total de reformas aplicadas en los últimos 15 años asciende a 398.

"Las reformas implementadas por las economías de América Latina y el Caribe continúan mejorando el entorno de negocios para favorecer a los emprendedores", afirmó Santiago Croci Downes, gerente de programa de la unidad responsable de Doing Business.

"A medida que se extienda el impacto de estas reformas, probablemente comencemos a ver un sector privado más dinámico, lo que impulsará el crecimiento económico de la región", añadió.

Las economías latinoamericanas muestran mejor desempeño en las áreas de obtención electricidad y obtención de crédito. Por ejemplo, 9 de las 32 economías de la región se encuentran entre las 20 de mejor desempeño en relación con el acceso al crédito, pues cuentan con registros públicos y organismos de verificación de antecedentes crediticios bien desarrollados.

Asimismo, para lograr la instalación de una conexión eléctrica en la región se requieren, en promedio, 66 días, un plazo más breve que en los países de ingreso alto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde se demora en promedio 79 días.

No obstante, el costo de conectarse a la red de electricidad sigue siendo significativo en la región, dado que equivale en promedio al 927,4 % del ingreso per cápita, mientras que en las economías de ingreso alto de la OCDE, representa el 63 %.

Uno de los principales desafíos para la región es el tiempo que lleva pagar los impuestos. En América Latina y el Caribe se requieren en promedio 332 horas al año, mientras que en las economías de ingreso alto de la OCDE hacen falta en promedio 161 horas al año.

La región también muestra un desempeño poco satisfactorio en relación con el registro de las propiedades y la puesta en marcha de empresas: la transferencia de propiedades demora aquí en promedio 63 días, un plazo significativamente más largo que en las economías de ingreso alto de la OCDE, donde se requieren 22,5 días.