Patricia Leitón.   11 junio
El aumento de la oferta exportable de piña del resto del mundo propició una baja en los precios internacionales y una reducción en el número de hectáreas cultivadas en Costa Rica. En la foto: Bodega de frutas de Agromóvil al costado oeste del Mercado Borbón. Foto: Albert Marín.

La actividad económica continuó en descenso en abril y sectores importantes en generación de empleo como el comercio, la agricultura siguen cayendo, y ahora se sumó la construcción.

Así se refleja en los resultados del Ïndice Mensual de la Actividad Económica a abril que publicó este martes 11 de junio el Banco Central.

Este indicador, que aproxima el comportamiento mensual de la producción del país, aumentó apenas un 1,6% en abril de 2019 respecto al mismo mes anterior, lo cual constituye una desaceleración respecto a marzo de 0,2 puntos porcentuales.

“Exceptuados los servicios financieros, de electricidad y agua, el resto de actividades económicas crecieron menos, o incluso tuvieron variaciones negativas respecto al año previo, como es el caso de la industria agropecuaria, la construcción y el comercio”, explicó el Banco Central en su reporte.

El poco crecimiento dificulta atacar el desempleo, el cual alcanzó en el primer trimestre del año un 11,3%, de acuerdo con la Encuesta Continua de Empleo.

Ver más!

Según el reporte de la autoridad monetaria, el descenso se explica por la desaceleración en el crecimiento económico de nuestros principales socios comerciales; la caída en los precios de algunos de nuestros principales productos agrícolas de exportación y el aumento en el precio del petróleo en lo que transcurre de este año.

También por la situación político social en Nicaragua, los choques climáticos adversos que han afectado la actividad agrícola y los bajos niveles de confianza de los consumidores y los empresarios.

#related

En el caso de la actividad agropecuaria se contrajo 3,9% en términos interanuales en abril, y cumplió ocho meses continuos de reducciones, lo cual indica que ya se encuentra en recesión.

En este comportamiento influye la disminución en la producción de banano, golpeada por el fenónemo de El Niño, y de piña por la caída en los precios internacionales que desestimuló la producción.

La actividad comercial decreció 0,3%, principalmente por la menor comercialización de vehículos , productos químicos (relacionados con la actividad agropecuaria) y algunos materiales de construcción, principalmente cemento y madera. El comercio tiene cinco meses seguidos de caer.

La construcción disminuyó 2%, debido a la menor producción de edificaciones residenciales y no residenciales con destino privado y al poco dinamismo de la construcción con destino público; básicamente por la finalización de la construcción de la Terminal de Contenedores de Moín, de obras en la Universidad de Costa Rica y del menor ritmo de construcción por parte del resto de entidades públicas.

La construcción no caía desde marzo del 2018.

Los sectores empresariales han propuesto medidas para reactivar la economía, como reducción de tasas de interés, una mayor reducción del encaje legal (porcentaje de las captaciones que las entidades financieras depositan en el Banco Central), reducción de trámites y revisión de las cargas sociales, entre otros.