Patricia Leitón.   13 noviembre, 2018
La importación de autos usados bajó cerca de 35% en este año, según la Cámara Costarricense Automotriz. Fotos Melissa Fernández Silva

La actividad comercial sufre la mayor desaceleración registrada desde la crisis internacional del 2008 y 2009 golpeada por la huelga nacional y la incertidumbre fiscal que frenó las compras de los hogares.

Así lo muestra el resultado del índice mensual de la actividad económica del comercio que mide la evolución de la cantidad de ventas en ese sector.

Según la información que publicó el viernes 9 de noviembre el Banco Central, dicha actividad pasó de tener tasas de crecimiento de 4% en setiembre del 2016, respecto al mismo mes del año anterior, a apenas un 0,7% en setiembre del 2018, respecto al mismo mes del año anterior.

Imae comercio

La situación ya ha golpeado el empleo en el sector que más trabajos genera en el país. Según la Encuesta Continua de Empleo al tercer trimestre de este año, el sector comercio aporta el 17% de los puestos (unos 358.000 trabajos).

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Costa Rica, informó de que según datos obtenidos por la Cámara de Comercio de Costa Rica la huelga nacional afectó al 76% de los comercios y el 18% de los comercios tuvo que despedir personal.

Consultado sobre la demanda de empleos de temporada para este fin de año, Elizondo comentó que la Cámara no ha hecho ninguna modificación en cuanto a las estimaciones de contratación del sector para los últimos meses del año.

“De hecho, se espera que el comportamiento sea muy similar al del año anterior”, dijo Elizondo.

Influyen autos y aparatos eléctricos

Según la información que publicó el Banco Central, en la desaceleración de esta actividad influyó el comportamiento en la comercialización de bienes de consumo duradero entre los que se encuentran aparatos eléctricos y vehículos.

José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, que agrupa a importadores de vehículos usados, comentó que este año la importación de autos de segunda mano ha caído un 35%.

“Para el año 2019 nos muestra un panorama lleno de dudas, los cambios fuertes que ha tenido el dólar (…), a la vez, el temor del consumidor a invertir y otra masa de consumidores que tienen créditos en dólares verán afectado su presupuesto”, comentó Carballo.

Añadió que es posible que muchos decidan en vender el vehículo y quizás a precios más bajo de mercado por la misma necesidad de pagar la deuda, o bien, de recobrar algún valor de rescate, lo cual traerá menos importaciones en este sector.

Elizondo comentó que además de la huelga y la incertidumbre por la situación fiscal, a los consumidores también los afectan las mayores tasas de interés y tipo de cambio.

La desaceleración del comercio es congruente con la caída que mostró la Encuesta de Confianza al Consumidor de la Universidad de Costa Rica, en la cual dicha confianza (medida de uno a 100) pasó de 45, en mayo del 2018, a 34,9, para agosto del 2018.

También está acorde el comportamiento del gasto de los hogares en bienes de consumo final, el cual, según la información que arroja el producto interno bruto trimestral, pasó de crecer a una tasa anualizada (se proyecta el trimestre a los 12 meses siguientes) de 3,65%, en el cuarto trimestre del 2016, a 2,17% en el segundo trimestre del 2018.