Marvin Barquero. 18 junio
La paralización en el aeropuerto internacional Juan Santamaría es casi total. Solo se realizan algunos vuelos de rescate humanitarios o comerciales y otros de carga. Foto: Jorge Navarro
La paralización en el aeropuerto internacional Juan Santamaría es casi total. Solo se realizan algunos vuelos de rescate humanitarios o comerciales y otros de carga. Foto: Jorge Navarro

La caída abrupta del turismo, que lo arrastró a lo que el sector denomina “temporada cero”, ya se reflejó en las cifras de llegadas internacionales a Costa Rica durante los meses de abril y mayo, pues prácticamente no se registraron ingresos de pasajeros en ese periodo.

Los datos no hacen más que confirmar lo esperado, ante el cierre de los vuelos en los aeropuertos internacionales y la prohibición para la llegada de turistas extranjeros, comentó Rodolfo Lizano, director de Planeamiento y Desarrollo Turístico del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

En el mismo sentido se pronunció Flora Ayub, directora ejecutiva de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH).

Agregó que el otro problema será la lenta reactivación de los vuelos y de la llegada de turistas, luego de que el país reabra sus puertas a los extranjeros. “Cuando se abran los aeropuertos no es que de inmediato vendrán miles de turistas; eso será poco a poco en los siguientes meses”, manifest Ayub.

La fecha para la reapertura de fronteras se estimó, inicialmente, para el 1.° de julio próximo, pero el Ministerio de Salud ahora se mantiene cauto sobre ese tema.

En el mes de abril pasado, a Costa Rica ingresaron 505 extranjeros vía aérea, mientras que al mismo mes del 2019 las llegadas internacionales a los aeropuertos sumaron 198.989 personas, de acuerdo con cifras del ICT, basadas en los informes de la Dirección General de Migración y Extranjería.

Para mayo de este 2020, los ingresos internacionales sumaron 571 personas, respecto a las 164.992 llegadas del mismo mes del 2019.

Lizano enfatizó que todavía no se cuenta con la información para estimar cuánto tiempo tomará retomar el nivel de turismo y crecimiento del 2019, al tratarse de una situación inédita en la actividad turística mundial.

Pedido de ayuda

Mientras tanto, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) solicitó a los gobiernos de América Latina y el Caribe la puesta en marcha de medidas urgentes para ayudar al sector de la aviación.

El cierre de fronteras y las restricciones de viaje han detenido la aviación por más de tres meses y con la covid-19 todavía muy latente en la región, y las fechas de reinicio de vuelos aún por definirse en varios países, la situación resulta insostenible y coloca a la industria en un estado crítico, señaló IATA en el llamado.

Los gobiernos de América Latina y El Caribe, agregó IATA, siguen siendo los que menos apoyo financiero han facilitado hasta ahora a la aviación, una industria que antes de la propagación de la covid-19, contribuía con $167.000 millones al PIB (poducto interno bruto) y sustentaba 7,2 millones de empleos en toda la región.

La asociación de las aerolíneas advirtió que para la aviación en Latinoamérica y El Caribe se pronostica una caída de unos $77.000 millones en su aporte al PIB y que más de 3,5 millones de puestos de trabajo están en riesgo durante este año.

“Esta es nuestra última oportunidad para sortear esta crisis. Estamos contra el tiempo, cada día que pasa suma a la agonía de una industria que necesita claridad sobre las fechas de regreso a la operación, para poder activarse comercial y operativamente”, advirtió Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

Las organizaciones del sector de la aviación también mandaron una carta abierta a los gobiernos de América Latina y el Caribe para que apliquen rápidamente las directrices mundiales de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para restablecer la conectividad aérea.