Patricia Leitón. 10 febrero

(Video) Impacto del aumento en el petróleo en el mercado cambiario

El Banco Central prevé un aumento del 28,8%, este año, en el precio promedio del coctel de hidrocarburos que compra Costa Rica.

La cifra del alza es con respecto al precio promedio del año anterior.

En el 2020, el precio promedio mensual fue de $56,81, según información suministrada por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), por lo que un incremento del 28,8% lo llevaría a $73,17 e implicaría ajustes locales, que también dependen del tipo de cambio.

En los mercados internacionales, los precios tienden a subir conforme las economías se recuperan del golpe ocasionado por la pandemia. El barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, terminó el lunes 8 de febrero por encima de los $60 dólares por primera vez en un año.

El martes 9 de febrero, el barril de Brent del mar del Norte, para entrega en abril, subió 53 centavos hasta $61,09, y el barril estadounidense del WTI, para marzo, aumentó 39 centavos hasta $58,36, informó la agencia de noticias AFP.

El Brent tiene ocho sesiones consecutivas al alza, mientras que el WTI experimentó su sétimo avance consecutivo.

“Se espera un aumento del 28,8% en el precio del coctel de hidrocarburos en el 2021, en respuesta al incremento en la demanda global de petróleo, consecuente con la recuperación de la economía global”, indicó el Banco Central en su Programa Macroeconómico 2021 y 2022.

Importaciones de hidrocarburos

FUENTE: RECOPE    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

Efectos en hogares

Para los habitantes, este aumento previsto tiene varias implicaciones. La primera de ellas es que los hogares tendrán que presupuestar más dinero para transporte este año. De hecho, con el repunte de precios a finales del 2020 ya comenzaron a realizarse los ajustes internos.

Este es un gasto importante para los hogares. Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos del 2018 y 2019, del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), la erogación en transporte representa un 9% del gasto total en consumo de los hogares. Es la segunda mayor, luego de los alimentos.

El segundo efecto es sobre el índice de precios al consumidor, que se usa para medir la inflación. Sin embargo, el presidente de la autoridad monetaria, Rodrigo Cubero comentó, en la presentación del Programa el 29 de enero pasado, que este aumento ya está incorporado en la proyección de inflación para el 2021. El Banco Central estima que esta se mantendrá por debajo del 2% este año.

No obstante, Cubero también aclaró que si el precio del petróleo aumentara más de lo previsto, sí podría haber mayores efectos sobre la inflación.

El tercer efecto es que el incremento en el precio de los hidrocarburos implica que Recope, que importa y distribuye el combustible en Costa Rica, requerirá más dólares para pagar la misma cantidad de carburante, pero también la cantidad demandada ha aumentado conforme se recupera la economía.

Si los demás factores permanecen constantes, una mayor demanda de dólares implicaría mayores presiones sobre el tipo de cambio.

“Sí es posible, pues con el mayor déficit comercial, el Banco Central va a vender dólares y recoger liquidez. Yo esperaría, entonces, una pérdida de divisas y mayor devaluación del colón”, comentó, por su parte, Édgar Robles, director del Posgrado en Economía de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El economista Luis Mesalles añadió que hay también otras materias que están subiendo de precio, como los metales y los granos.

“Todo eso tendrá un impacto negativo sobre nuestro país, en el tanto somos importadores netos de esas materias primas. Por un lado, serán más divisas que saldrán del país para el pago de esas importaciones, poniendo algo de presión a la devaluación del colón”, recalcó.

Cubero descarta que, por sí solo, el deterioro en los términos de intercambio que traerá el incremento en el precio del petróleo genere presiones en el mercado cambiario.

Los términos de intercambio se refieren a la relación entre el precio de las exportaciones y las importaciones. Al subir el precio del petróleo se deteriora dicha relación, lo que significa que con los dólares que el país obtiene por la venta de sus productos le va a alcanzar para comprar menos; o, dicho de otro modo, si quiere comprar lo mismo necesitará más divisas.

“Nosotros no esperaríamos que por sí solo este deterioro en los términos de intercambio vaya a poner presión sobre el mercado cambiario. Hay muchos otros factores que estarían afectando la evolución del tipo de cambio”, dijo Cubero.

Reiteró que va a ser fundamental, para las expectativas y la evolución del mercado cambiario, la aprobación de las medidas de ajuste fiscal y el convenio con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con lo cual cual coincidió Mesalles.

“En caso de no acuerdo con el FMI, la incertidumbre puede provocar una mayor presión a la devaluación, que se le sumaría a la salida de divisas por el aumento de precios de materias primas, con un consecuente efecto de mayor presión sobre precios, de manera que la inflación sea mayor al 2% proyectado”, opinó Mesalles.

Colaboró con esta información el periodista Óscar Rodríguez A.