Patricia Leitón. 9 noviembre
Los bloqueos de carreteras tanto en Costa Rica, como en Nicaragua afectan el traslado de productos. En la foto largas filas en la Costanera, por cierre en Ciudad Cortés en setiembre pasado. Fotografía: Liliam Quirós
Los bloqueos de carreteras tanto en Costa Rica, como en Nicaragua afectan el traslado de productos. En la foto largas filas en la Costanera, por cierre en Ciudad Cortés en setiembre pasado. Fotografía: Liliam Quirós

Los resultados de la actividad económica a setiembre ya muestran los efectos de la huelga y los bloqueos en Costa Rica, así como de la crisis en Nicaragua.

El Banco Central informó, la noche de este viernes 9 de noviembre, que el índice mensual de la actividad económica (IMAE) muestra una desaceleración, y su variación interanual (de setiembre del 2018 respecto a setiembre del año pasado) fue de apenas un 2,5%.

El ente emisor explicó que la desaceleración observada reflejó el efecto sobre la actividad económica de condicionantes tanto de demanda (interna y externa) así como efectos coyunturales sobre la oferta.

“Por el lado de la demanda, destacó la moderación en el crecimiento del crédito al sector privado ante los incrementos en la incertidumbre, al no encontrarse solución al problema estructural de las finanzas públicas”, comentó la entidad en su reporte.

Además, la actividad económica de setiembre mostró los efectos de las protestas de algunas organizaciones sindicales en oposición al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

“Por otra parte, la situación política en Nicaragua redujo la demanda de ese país por nuestros productos de exportación. Además, generó dificultades para el tránsito hacia el resto de Centroamérica de la oferta exportable”, añadió la autoridad.

Por sectores, los servicios de enseñanza y salud registraron una contracción interanual de 3,4% por la paralización parcial de las actividades brindadas por el Gobierno; la agricultura bajó su crecimiento, de 4,1% en setiembre del 2017 a 2,1% en ese mes del 2018, por una moderación en sus ventas externas.

La manufactura también bajó su crecimiento a 1,8% (3,7% en setiembre del 2017), afectada por la reducción en la producción de las empresas del régimen definitivo, las cuales sufrieron el impacto por la situación política de Nicaragua y por los problemas en las cadenas de distribución debido a la huelga.

El comercio y el transporte también disminuyeron su tasa de crecimiento.

IMAE
IMAE

“La desaceleración en el crecimiento de esta actividad (el comercio) está influida tanto por el comportamiento en la comercialización de bienes de consumo duradero (aparatos eléctricos y vehículos), como por el impacto de las protestas en contra de la reforma fiscal”, señaló el Banco Central.

La actividad que muestra una recuperación es la construcción (con un crecimiento interanual del 11,6%), asociado al desempeño positivo en proyectos no residenciales, que compensó la menor ejecución de obras con destino público, particularmente las relacionadas con el fideicomiso de infraestructura universitaria, y por la menor actividad constructiva de la Terminal de Contenedores de Moín, obra que se acerca a su conclusión.