Patricia Leitón. 12 agosto, 2015

La actividad económica cumplió en junio dos meses continuos de aceleración tras 12 meses seguidos de un crecimiento cada vez menor.

En el sexto mes del año, el índice mensual de la actividad económica (IMAE), que muestra la variación en la cantidad de bienes y servicios producidos en el país, aumentó 1,50%.

El IMAE creció en forma interanual (de cada mes respecto al mismo mes del año anterior) un 4,13% en abril del 2014, pero desde ahí empezó a desacelerarse de manera sostenida hasta llegar 1,26% en marzo pasado.

En esta desaceleración influye el cierre de la planta manufacturera de Intel, que se anunció precisamente en abril del 2014 y se agudizó cuando el clima afectó la producción de piña y banano.

Es por ello que la industria manufacturera y la agricultura todavía caen, pero hay otros sectores que repuntan.

Servicios mejoran. Entre los sectores que muestran un mayor dinamismo se encuentran: la construcción, los hoteles, el transporte, almacenamiento y comunicaciones, la intermediación financiera y seguros.

En el primer semestre, el aumento en el indicador fue de 1,4%, lo cual es coherente con el crecimiento estimado en el valor de la producción del país para este año, de un 2,8%.

Evolución de la actividad económica
Evolución de la actividad económica

“El crecimiento del primer semestre está explicado por el aporte positivo de las industrias de servicios, especialmente transporte, almacenamiento y comunicaciones, comercio, servicios de intermediación financiera y servicios prestados a empresas”, señaló el Banco Central en un comentario publicado anoche.

Para el economista Norberto Zúñiga, este puede ser el inicio de un repunte moderado.

“Me parece que es el inicio de un repunte en la actividad económica para el segundo semestre. Esto obedece al menor impacto cuantitativo de la salida de Intel y, probablemente, del fenómeno El Niño. También contribuirán la estabilidad y baja de las tasas de interés y de inflación, así como un mayor dinamismo del crédito”, señaló el economista.

Sin embargo, dejó claro que el repunte será moderado, pues no existen condiciones para una aceleración más dinámica.