María Fernanda Cisneros. 10 agosto
La economía costarricense se acelera y el sector de la construcción es el que muestra el mejor desempeño en el último año puesto. Fotografia: Graciela Solís
La economía costarricense se acelera y el sector de la construcción es el que muestra el mejor desempeño en el último año puesto. Fotografia: Graciela Solís

La economía costarricense crece más que hace un año y cumple nueve meses consecutivos de acelerar el paso.

A junio, el índice mensual de actividad económica (IMAE) registró un alza interanual de 4,2% en la tendencia ciclo, por encima del 3,2% reportado hace un año.

En setiembre del 2017 el índice estaba en 2,5% y desde entonces no ha dejado de crecer.

La recuperación del sector construcción explica en gran parte el mayor dinamismo de la economía, puesto que tomó impulso desde marzo, mencionó el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El Central estima que la producción crecerá 3,2% al término del año. El producto interno bruto (PIB) mostró un dinamismo de 3% en el primer trimestre (dato más reciente disponible).

¿Qué impulsó al sector construcción? Según el comunicado emitido por el Central, el avance de obras para uso comercial y oficinas fue lo que permitió que la industria de las edificaciones abandonara la mala racha de diez meses de contracción.

La construcción privada decreció en marzo pero en junio repuntó 12%. Sin embargo, las edificaciones con destino público continúan en desaceleración.

El impulso de las obras privadas se debe a las edificaciones no residenciales, tanto para actividad comercial como de naves industriales.

Seis de quince categorías de industrias muestran una recuperación o estabilidad en su dinamismo, respecto al año pasado. Entre esa lista están electricidad y agua, alojamiento, restaurantes, servicios de información, comunicaciones, enseñanza, salud y actividades inmobiliarias.

En la otra acera, nueve categorías crecen menos que hace un año. La industria de las actividades financieras y de seguros es la que más redujo su crecimiento entre junio del 2017 y el mismo mes del 2018.

Este sector creció 3,7%, casi cuatro puntos porcentuales menos que hace un año.

A esta le siguen las actividades profesiones, científicas, técnicas y servicios de apoyo, agricultura, silvicultura y pesca, extracción de minas y canteras, manufactura, comercio, así como transporte y almacenamiento.

Destaca que el sector comercio mostró el dinamismo más bajo desde el 2009, debido a la contracción de la industria automotriz.

Este mercado muestra un decrecimiento desde agosto del 2017, casi un año de cifras en rojo, lo que incide, además, en la menor recaudación de impuestos.

En contraparte, la comercialización de productos farmacéuticos, productos alimenticios y de materiales de construcción sí crece.