Economía

Icafé y MAG buscan darle más ritmo a plan para renovar cafetales

Crédito solo ha financiado 1.500 hectáreas y la meta para hoy eran 3.000

El Instituto del Café de Costa Rica (Icafé) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) pretenden agilizar el plan de renovación de cafetales, pues las solicitudes de crédito del programa apenas van por la mitad de lo presupuestado.

Hasta este momento, el programa de renovación tenía la meta de tener financiadas 3.000 hectáreas, pero apenas se llevan cerca de 1.500, reconoció el director ejecutivo del Icafé, Ronald Peters.

Este proyecto se lanzó el 19 de agosto del 2010 y pretende renovar alrededor de 30.000 hectáreas de cafetales (un 30% del área total) en cinco años. La razón es que esas plantas ya superaron su vida útil por lo que bajó su rendimiento.

Según el Icafé, más del 40% del área total de café de Costa Rica está formada por plantaciones que superan su vida útil, calculada en no más de los 20 años.

Peters dijo que lo tranquiliza un aspecto: toda la semilla certificada puesta a la venta por el Icafé se colocó, así como la de firmas privadas. Eso indica que muchos productores han financiado la renovación con recursos propios, enfatizó.

Efecto. El Icafé teme que la baja en la productividad del país se deba a la antiguedad de las plantas. En los últimos 10 años, ese indicador cayó de 30 fanegas en fruta (corresponden a igual cantidad de sacos de 46 kilos en café beneficiado) al año, a apenas 22 fanegas por hectárea.

En el período cafetero 2001-2002, la producción nacional alcanzó 3,15 millones de fanegas. En el 2009-2010, bajó a 1,94 millones de fanegas. En las últimas cosechas se presentaron ligeras recuperaciones. La 2011-2012 cerrará cercana a los 2,35 millones de fanegas, de acuerdo con el último informe.

Peters y la viceministra del MAG, Xinia Chaves, llamaron a los productores a hacer uso de la herramienta de financiamiento.

Se trata de un plan de créditos por medio del Banco Nacional y con aportes del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).

Con los recursos del SBD se subsidia la tasa de interés a los pequeños cafetaleros. La tasa para el programa es dos puntos arriba de la tasa básica pasiva (actualmente en 9,25%), pero con el aporte del SBD se baja en 3,5%, recordó Peters.