AFP . 18 mayo

Viña del Mar (Chile). Con una declaración en la que llaman a seguir trabajando por el libre comercio, representantes de los 21 países del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) culminaron, el 18 de mayo en Chile, una reunión marcada por las “turbulencias” generadas por la guerra arancelaria entre China y Estados Unidos.

En el marco de las reuniones previas a la cumbre de líderes de APEC, que se desarrollará en noviembre próximo en Santiago, representantes y ministros de comercio lograron una declaración de consenso en la que dan un fuerte respaldo a la reforma de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Representantes y ministros de comercio se congregaron en Viña del Mar, Chile, en el marco de las reuniones previas a la cumbre de líderes de APEC. Fotografía: APEC vía AP.
Representantes y ministros de comercio se congregaron en Viña del Mar, Chile, en el marco de las reuniones previas a la cumbre de líderes de APEC. Fotografía: APEC vía AP.

"Afirmamos la importancia de las normas transparentes y no discriminatorias acordadas en la OMC, que pueden mejorar la previsibilidad del mercado, permitir la confianza empresarial y que el comercio fluya", señala la declaración.

El texto agrega que en este marco: “es necesario tomar medidas para mejorar el funcionamiento” del ente mundial de comercio.

Durante la anterior reunión de líderes, desarrollada en Port Moresby (Papúa Nueva Guinea), en noviembre del año pasado, los dirigentes del Foro APEC no lograron superar sus diferencias en una cumbre dominada por la guerra verbal entre Estados Unidos y China por su influencia en la región.

Fue la primera vez que los dirigentes de las 21 economías no consiguieron acordar una declaración común debido a las diferencias sobre las reglas de comercio internacional entre las dos principales economías del mundo.

Estados Unidos impulsó en esa reunión una declaración que criticaba a la OMC y pedía una reforma profunda de esa organización multilateral. Una posición totalmente inaceptable para Pekín que perdería mucho en el caso de una reforma en dicho ente.

Mientras que, en Chile, los representantes de comercio también acordaron priorizar el trabajo sobre sociedad digital y desarrollo sustentable, junto con fomentar la participación de las mujeres para lograr un crecimiento inclusivo.

“Estamos comprometidos a alcanzar los objetivos de Bogor, de lograr un comercio e inversión libres y abiertos en Asia-Pacífico a través de esfuerzos colectivos e individuales. Celebramos el progreso realizado y reconocemos que queda mucho trabajo por hacer”, agrega la declaración de Viña del Mar, Chile.

Para el canciller chileno, Roberto Ampuero, alcanzar esta declaración conjunta marcó “un hito".

“Esto es muy importante, sobre todo por los momentos que estamos atravesando, con un comercio mundial con muchas turbulencias”, señaló el diplomático chileno, quien presidió el encuentro que se desarrolló por dos días, en la ciudad chilena.

Amenazas al libre comercio

En noviembre próximo, la cumbre de líderes de APEC podría regalar un cara a cara entre el mandatario estadounidense, Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping, en un año marcado por la lucha titánica entre ambas potencias por imponer su ley en comercio y en la instalación de tecnología, como por ejemplo, redes 5G.

“Los ministros están dispuestos a trabajar para apoyar la economía mundial y espero que todos los issues (temas) se resuelvan en esta dirección”, dijo Li Chenggang, representante de China, respondiendo a periodistas sobre cómo APEC puede influir para bajar la tensión entre su país y Estados Unidos.

Ni Li ni Janeison Greer, enviado de Trump, se refirieron en profundidad a la disputa que mantiene en vilo a la economía global y se limitaron a intercambiar sonrisas y gestos de camaradería.

Con tono conciliador, el canciller Ampuero fijó la atención en celebrar el consenso logrado en la ciudad chilena.

"Lo central es que se superaron las diferencias, se acercaron posiciones", acotó el diplomático.

En noviembre, APEC celebrará 30 años como el foro de 21 economías; incluidas Estados Unidos, China, Japón, Canadá y Rusia, que representan el 60% del producto interno bruto mundial y el 39% de la población del planeta.

México, Perú y Chile son los únicos países de América Latina que lo integran.