Óscar Rodríguez. 4 junio
La Sugeval propuso que los fondos de inversión puedan vender títulos valores al Banco Central y de esa forma obtener efectivo en momentos de tensiones de liquidez. Foto: Jorge Arce
La Sugeval propuso que los fondos de inversión puedan vender títulos valores al Banco Central y de esa forma obtener efectivo en momentos de tensiones de liquidez. Foto: Jorge Arce

La Superintendencia General de Valores (Sugeval) planteó una nueva ruta de acceso a la liquidez para los fondos de inversión, en caso de requerirlo en la actual coyuntura de crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

La iniciativa incorpora la posibilidad de que las sociedades administradoras de fondos de inversión (SAFI) puedan vender títulos valores al Banco Central de Costa Rica (BCCR) y, de esa manera, hallar efectivo.

La reforma prevé que los fondos puedan transar el 25% de su activo en el Mercado Integrado de Liquidez (MIL), administrado por el BCCR.

“En casos excepcionales de iliquidez generalizada en el mercado se recomienda (…) elevar dicho porcentaje hasta un máximo del cien por ciento (100%) de los activos del fondo, lo anterior con el objetivo de brindar flexibilidad para gestionar situaciones coyunturales”, se detalla en la propuesta de reforma.

La Superintendencia sería la encargada de autorizar que se aumente el porcentaje por encima del 25% y en momentos de alta tensión de liquidez en el mercado. La iniciativa recomienda delimitar la participación en el MIL a un plazo máximo de 30 días.

“El objetivo es monetizar la porción de las carteras con activos que sean considerados como equivalentes a efectivo, o activos que pueden convertirse inmediatamente en efectivo con poca o nula pérdida de valor”, destacó María Lucía Fernández, jerarca de la Sugeval.

El plan está dirigido a los fondos de inversión abiertos, es decir, aquellos en que los inversionistas pueden retirarse cuando lo deseen.

Dichos instrumentos administraban, al 15 de mayo anterior, activos por un valor de ¢1,6 billones, de los cuales el 95% estaba invertido en fondos de mercado de dinero (los más líquidos), según datos de Sugeval.

“Resulta razonable y necesario que en la industria y, en especial en nuestro mercado donde existe una participación importante de fondos de mercado de dinero, dotar a los gestores de las carteras de más herramientas para atender situaciones excepcionales”, afirmó Fernández.

A la vez, la jerarca confirmó que los fondos de inversión abiertos se encuentran en una condición “muy favorable“ de liquidez.

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) recibió, el pasado 21 de mayo, las propuestas realizadas por las entidades supervisadas ante las modificaciones planteadas al Reglamento General sobre Sociedades Administradoras y Fondos de Inversión.

Los cambios se propusieron ante la actual situación de pandemia sanitaria. Pero se podrán utilizar en cualquier otro momento de tensión de liquidez en el mercado de valores costarricense.

Víctor Chacón, director ejecutivo de la Cámara de Fondos de Inversión (CAFI), comentó que es necesaria una mejor redacción de la propuesta pues, en la actual, puede entenderse también que los fondos invertirán en el MIL.

“El tema del MIL es que hay un comprador importantísimo, de última instancia, que es el Banco Central. La idea es que pueda comprar los valores emitidos por el Ministerio de Hacienda o del mismo Banco Central”, afirmó Chacón.

Más cambios

La iniciativa también incorpora la posibilidad de que una SAFI puede “segregar” alguna porción del portafolio de inversión con dificultades como suspensión de cotización indefinida, de pagos o imposibilidad de su valoración.

Fernández explicó que la nueva herramienta busca asegurar la continuidad de las operaciones de un fondo de inversión colectivo.

“Para el caso de los inversionistas que están al momento de la segregación, la medida permite separar la proporción de activos que requiere un trato especial y le da el mandato a la sociedad administradora de proceder a la liquidación ”, afirmó la jerarca.

Además, permite que los nuevos inversionistas, al momento de ingresar al fondo, no se vean afectados por los activos con una condición especial.

El Director Ejecutivo de CAFI comentó que este tipo de medida se utiliza en mercados internacionales cuando un emisor cae en incumplimiento de sus obligaciones.

“Cuando se da una cesación de pago el título cae de precio a lo mínimo y arrastra un portafolio si se mantiene dentro de la totalidad de la cartera”, comentó Chacón.

Añadió que esta herramienta podría usarse, en Costa Rica, en caso de emisores privados dentro de un portafolio; pero difícilmente con instrumentos colocados por el Ministerio de Hacienda.