Ricardo González Mora, abogado.. 17 febrero

En 10 días termina el mes de febrero y al día siguiente se supone que entran en vigencia todas las regulaciones, previstas en la Ley para Mejorar la Lucha contra el Fraude Fiscal (LLFF), en cuanto al suministro de información sobre la identidad de los accionistas y beneficiarios finales. Así, las personas jurídicas o estructuras jurídicas domiciliadas en el país, deberán proporcionar al Banco Central (BCCR) el registro o la indicación de los accionistas y beneficiarios finales que tengan una participación sustantiva.

Recordemos que el Transitorio IV de la LLFF, dispuso que el resguardo de la información quedaría en los registros de las entidades jurídicas hasta el día 1.° de enero del año 2019, fecha fijada (teóricamente) para la entrada en vigencia del sistema de bases de datos de accionistas y beneficiarios finales del BCCR. Sin embargo, llegó el inicio del año y el sistema aún no estaba listo. Posteriormente, en fecha 23 de abril del año 2018, se publicó el Decreto No. 41040-H, “Reglamento del Registro de Transparencia y Beneficiarios Finales”, cuyo artículo 8 indica que la Dirección General de Tributación (DGT) y el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) mediante resolución conjunta de alcance general, establecerían los requerimientos, el procedimiento y fechas en las cuales los obligados deberán suministrar la información. Posteriormente, en aviso conjunto emitido por BCCR/DGT/ICD, se indicó que todas las declaraciones y contactos con el Registro de Accionistas deberán realizarse utilizando firma digital, de manera que los representantes de todos los obligados a proporcionar la información deben contar con dicho recurso tecnológico.

Estuvo también en consulta pública una propuesta de resolución conjunta que indicaba el inicio paulatino de operaciones del Registro de Accionistas a partir del mes de marzo próximo. A once días de ello, no se cuenta con la información necesaria sobre el procedimiento para hacerlo, sobre el formulario que deberá llenarse, ni otros aspectos esenciales como la forma de proceder cuando los representantes legales no viven en Costa Rica y no cuentan con firma digital. En un tema de tal importancia, existe mucha incertidumbre, ansiedad y confusión, pues ¿se inicia ya el registro de accionistas?