Marvin Barquero. 13 noviembre
La nueva línea de crédito beneficiará a micro, pequeñas y medianas empresas en zonas donde el turismo crea encadenamientos productivos. Aquí uno de los recorridos que ofrece la empresa Casa Parra Adventures, en el cantón de Dota. Foto: Cortesía Casa Parra
La nueva línea de crédito beneficiará a micro, pequeñas y medianas empresas en zonas donde el turismo crea encadenamientos productivos. Aquí uno de los recorridos que ofrece la empresa Casa Parra Adventures, en el cantón de Dota. Foto: Cortesía Casa Parra

Las micro, pequeñas y medianas (mipymes) del sector turismo podrán acceder, a partir de ahora, a créditos en dólares con una tasa de interés anual del 3%, mediante un nuevo programa creado con recursos del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD), confirmó este programa.

Los recursos proceden del denominado “peaje bancario” o 17% de las cuentas corrientes en dólares que los bancos deben apartar para otorgar créditos en condiciones preferenciales, según el anuncio realizado, este miércoles 13 de noviembre, en la sede de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

En el evento participó el presidente de la República, Carlos Alvarado, junto con las ministras de Turismo, María Amalia Revelo, y de Economía, Industria y Comercio (MEIC), Victoria Hernández.

Los fondos, por un total de $50 millones, se prestarán a las empresas que califiquen como mipymes según los términos del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC). Se podrán utilizar como capital de trabajo o para inversiones, pues se podrá pedir hasta un monto máximo de $1 millón.

Además, se colocarán hasta a un plazo máximo de 15 años. Empero, los operadores financieros que se encargarán de prestar los recursos decidirán los plazos conforme los planes de inversión de los solicitantes, es decir, si son para capital de trabajo serán a menor plazo y si se destinan a inversiones podrá ser a mayor plazo.

El “peaje” bancario tiene un monto acumulado en este momento de $325 millones. Los recursos hasta ahora no se habían logrado colocar porque están en moneda extranjera y generan un riesgo cambiario. Por esa situación, el SBD y Canatur desarrollaron conjuntamente este programa, ya que las mipymes del sector turismo son generadoras de dólares.

La idea inicial era que esos recursos se prestaran a mipymes en general, pero en el caso de las no generadoras de dólares el riesgo aumenta porque están en moneda extranjera. Por eso, hasta ahora no se habían logrado utilizar.

Miguel Aguiar, director ejecutivo del SBD, adelantó que se está trabajando para utilizar los recursos en programas de crédito con otros sectores de la economía generadores de moneda extranjera, pero prefirió no adelantar detalles.

Por su parte, Revelo comentó que el programa de financiamiento servirá para reforzar el modelo turístico costarricense, basado en la pequeña y mediana empresa, lo que le permite beneficiar a las comunidades con empleo, riqueza, y una mejor calidad de vida.

“Inyectar recursos frescos al turismo contribuye a la creación de un ecosistema que dinamiza la generación de nuevos negocios, nuevos empleos y que reactiva la economía local en las regiones turísticas”, puntualizó la Ministra de Turismo.

Adecuado para inversiones

Los recursos que dejan los visitantes extranjeros a Costa Rica se mantienen al alza este año. En el segundo trimestre, el país recibió $889 millones por el gasto de extranjeros aquí, 5% más que en el 2018 ($847,4 millones); y si se acumulan los últimos cuatro trimestres estos ingresos ya rozan los $4.000 millones, el doble de lo recibo 10 años atrás.

Aguiar y la directora ejecutiva de Canatur, Shirley Calvo, explicaron que un gran objetivo es destinar esta línea de crédito no solo como capital de trabajo sin también para inversiones de las mipymes. Por eso, agregaron, se estableció un monto de hasta $1 millón y con plazos posibles largos para estimular ese destino.

Los dos ejecutivos coordinaron los equipos que llevaron a la puesta en vigencia de esta línea que hasta ahora están operando el BAC y Banco Improsa, pero que se espera extender, pronto, a los bancos estatales, explicó Aguiar.

"En el caso de pequeño hotel, por ejemplo, la lógica es no solo tener capital de trabajo sino para inversiones, hacer remodelaciones, construir amenidades, como una piscina, o hacer un restaurante. Aunque sean construcciones pequeñas, por los general consumen una amplia cantidad de recursos”, explicó Aguiar.

Agregó que la línea de créditos está diseñada no solo para pequeños hoteleros sino también para otros empresarios del turismo, entre ellos, los touroperadores, quienes, por ejemplo, pueden financiar la adquisición de un autobús para su trabajo.

También para hoteles de cabinas, los cuales pueden aumentar el número de habitaciones.