La Nación. 8 abril
El mercado evalúa que aun con el presidente Mauricio Macri el riesgo de reestructuración de la deuda argentina es altísimo. Foto: AFP
El mercado evalúa que aun con el presidente Mauricio Macri el riesgo de reestructuración de la deuda argentina es altísimo. Foto: AFP

Buenos Aires. A juzgar por la valoración que está haciendo de los bonos argentinos, el mercado financiero parece estar convencido de que el Gobierno que siga (cualquiera que sea) deberá encarar una reestructuración de la deuda pública.

Esa sensación se fortaleció la semana pasada, en especial, luego de que la tasa de rendimiento del Bonar 2020, un bono que vence un año después de las elecciones presidenciales, marcó un récord al instalarse por encima del 14%, tras cortar un cupón de pago de intereses (el otro lo pagará en octubre).

Esto dejó a la vista que los inversionistas que cobraron embolsaron el dinero y nunca consideraron la posibilidad de reinvertirlo, pese al elevado rendimiento que el papel por vencer en octubre de 2020 ofrece: su tasa de retorno supera en 900 puntos la que ofrecen todas las Letras del Tesoro (LETE).

Algunos en el mercado sostienen que la tasa del 14,3% que rinde el bono es un reflejo de la incertidumbre sobre las posibilidades reales de reelección con que cuenta el presidente actual, Mauricio Macri. Pero para el analista Agustín Monteverde, dicha lectura es parcial.

“Una tasa así para un instrumento a ese plazo no solo refleja riesgo electoral; muestra que el mercado evalúa que aun con (Mauricio) Macri el riesgo de reestructuración de la deuda es altísimo”, manifestó.

Las señales que al respecto dejó el cierre de la semana no son nada alentadoras. Los bonos en dólares, que habían arrancado mejor el mes, registraron una seguidilla de bajas en las últimas ruedas que los hizo caer 1% promedio en la semana. Esto disparó una vez más el costo de los seguros contra un nuevo posible default argentino, que ahora se ubica en 834 puntos por cobertura a cinco años.

El cumplimiento del plan económico del Gobierno argentino recibió el viernes 5 de abril, en Washington, luz verde del Fondo Monetario Internacional (FMI) para un desembolso de $10.870 millones, el primero del 2019.

Con una crisis económica que estalló hace un año y que ha sumido al país en la recesión, Argentina acordó con el FMI un préstamo de $56.000 millones, del cual ha recibido ya $39.000 millones, a cambio de lograr el equilibrio fiscal este año, entre otras metas que fueron impuestas.

El pacto con el FMI es altamente impopular y duramente cuestionado a poco más de seis meses de las elecciones presidenciales del 27 de octubre.