Óscar Rodríguez. 14 julio
Elian Villegas, jerarca de Hacienda, confirmó que los créditos con organismos multilaterales son claves para pagar los vencimientos de deuda en los próximos meses. Foto: Rafael Pacheco
Elian Villegas, jerarca de Hacienda, confirmó que los créditos con organismos multilaterales son claves para pagar los vencimientos de deuda en los próximos meses. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda comienza, a partir del próximo mes de agosto, un fuerte proceso de pago de vencimientos de deuda pública para el cual requiere los recursos otorgados por organismos multilaterales, dada la caída de la recaudación tributaria por la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

Elian Villegas, jerarca de esta cartera, enfatizó que los créditos de apoyo presupuestario, como el brindado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), son claves para pagar a los acreedores que obtuvieron títulos valores emitidos por Hacienda.

Este 1. ° de agosto se debe realizar el primer pago de $250 millones de los eurobonos colocados en el mercado internacional en el año 2000.

Posteriormente, hasta diciembre, se deben cancelar otros $295 millones, en su mayoría emitidos en Costa Rica, mientras que en moneda nacional el monto asciende a ¢823.776 millones, según datos de Hacienda.

El titular de Hacienda destacó que para el pago del eurobono cuentan con dinero reservado; pero la autorización legislativa para el uso de los $500 millones aprobados por la CAF (banco de desarrollo de América Latina), daría más holgura en el manejo de los gastos.

“Agosto, noviembre diciembre son los meses más fuertes (en vencimientos). Para esto precisamente está el tema de los créditos”. Elian Villegas, ministro de Hacienda.

La utilización de dichos recursos, para pago de deuda pública, está incluida en el proyecto de presupuesto extraordinario presentado en el Congreso, este lunes 13 de julio.

“Agosto, noviembre diciembre son los meses más fuertes (en vencimientos), para esto precisamente está el tema de los créditos (con organismos multilaterales)”, recalcó Villegas.

El jerarca destacó que todos los préstamos de apoyo presupuestario, dada la caída de la recaudación, son relevantes para el pago de liquidaciones de bonos, máximo porque fueron otorgados en condiciones de tasa de interés favorables y un plazo más amplio para el pago.

Los financiamientos que requieren la aprobación de los diputados son el de $504 millones, con el FMI; el de $300 millones, con el Banco Mundial; y el de $250 millones, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Estamos contando con todos estos créditos. Son créditos muy baratos que nos ayudan a no tener que salir a captar al mercado local y nos permiten, de alguna forma, lanzarle al mercado una señal para que se baje la tasa de interés”, destacó el Ministro de Hacienda.

La mayoría de los recursos será para cancelar deuda, pero sí se destinará una porción para transferencias a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), destacó Villegas.

Periodo de presión

La presión en el perfil de vencimiento de deuda del Gobierno no será solo en este 2020, pues se mantendrá en los próximos tres años, cuando se deba cancelar casi una tercera parte del total de la deuda pública.

La información de Hacienda muestra que, en el 2021, se tendrá que pagar el 9,48% del total de recursos adeudados a acreedores; en el 2022, el 9,37%; y en el 2023, el 9,89%.

Villegas enfatizó que, para afrontar dichos pagos, es que se prevé usar los recursos que eventualmente otorgue el FMI como parte del acuerdo stand-by, que el Ejecutivo pretende negociar, lo cual permitirá al Gobierno optar por una nueva emisión de eurobonos.

Para ambos casos se requerirá la autorización de los diputados en la Asamblea Legislativa. Además, el Fondo brindaría el financiamiento hasta por $2.250 millones, solo si el país implementa reformas estructurales para reducir el nivel del endeudamiento público.

Hacienda también prevé realizar una negociación de canjes de deuda con grandes inversionistas locales, como fondos de pensiones; y emitir títulos valores en el mercado local.

Para Freddy Quesada, gerente de INS Valores, aunque el Gobierno enfrenta una presión relevante para el pago de acreedores, no tiene en este momento una situación apremiante en su flujo de caja, como ocurrió a finales del 2018, cuando el Banco Central debió financiar con ¢500.000 millones al Ejecutivo mediante letras del tesoro.

Quesada destacó que el mercado local ha tenido una respuesta satisfactoria a las subastas, con captaciones importantes, y sin presionar las tasas de interés internas.

“El Gobierno digamos que tiene controlado este año. El reto son los años 2021, 2022 y 2023 en donde, prácticamente, se tendrá el vencimiento del 30% de la deuda. Sin duda, Costa Rica deberá continuar colocando eurobonos”, destacó Quesada.

El economista José Luis Arce destacó que el perfil de vencimiento de los próximos años es el resultado del alto y sostenido déficit fiscal de la última década.

“El reto que enfrenta Hacienda es de dos tipos; primero, procurar que los tenedores actuales de esa deuda quieran mantenerla, en cuyo caso, el refinanciamiento sería una cosa casi natural y, el segundo, que ese proceso se logre a costos razonables de tasa de interés y en condiciones de plazo que permitan mejorar la gestión de deuda”, expresó el director de FCS Capital.

Agregó que los organismos multilaterales fueron claves para este año, pero en los próximos tres no tanto, pues no son fuentes de financiamiento infinitas.

Entrevista con Elian Villegas
Ministro de Hacienda: ‘Créditos nos ayudan a no captar’

Elian Villegas, ministro de Hacienda, destacó que sin los préstamos con organismo multilaterales se tendría que captar dinero en el mercado local para pagar la deuda; pero se presionarían las tasas de interés.

Elian Villegas, ministro de Hacienda. Foto: Mayela López.
Elian Villegas, ministro de Hacienda. Foto: Mayela López.

– En agosto se inicia un proceso relevante de vencimientos de deuda, ¿cómo va ese acomodo?

– Agosto, noviembre y diciembre son los meses más fuertes, hablamos de montos altos. Para esto precisamente está el tema de los créditos.

“Esto de agosto, si el presupuesto extraordinario se aprueba en estos días, podemos usar una parte del crédito de la CAF, si no tenemos la plata y pagamos.

“En captaciones, nos está llegando una cantidad importante de oferentes, en términos generales el mercado está interesado en tener papel de Hacienda y ha aceptado la disminución de la tasa de interés”.

– ¿Cuán importantes son los créditos con organismos multilaterales para efectuar los pagos?

– Todos son muy importantes. La idea de estos créditos es precisamente usarlos para apoyar la obligación de presupuesto del Gobierno, incluyendo el pago de deuda.

“Son créditos muy baratos que nos ayudan a no tener que salir a captar al mercado local y porque nos permiten lanzarle al mercado una señal para que se baje la tasa de interés”.

– ¿Qué pasará en los próximos tres años que hay vencimientos altos en colones y dólares?

– Para los otros años, por ejemplo, es fundamental el SBA (Stand-by Arrangement) con el Fondo (Monetario Internacional), por el crédito y la señal que da.

“El 2021, 2022 y 2023 andan en $3.000 y $3.500 millones cada uno de los tres años. Conforme vayamos llegando vamos a ir haciendo los recambios de plazo. Pero a partir del 2031 hay más espacio.

“Ahora con un instrumento distinto, como unos eurobonos que se puedan colocar el próximo año, se libera mucho de la presión, pues se puede concentrar en un plazo mucho más largo”.

– Los tiempos del Congreso no son los mismos que los de pagar la deuda. ¿Qué pasa si se atrasan los proyectos?

– Si no hay crédito externo, hay crédito interno. ¿Cuál es el problema del crédito interno? Que por los montos de los que hablamos, se presionaría mucho la tasa de interés. Pero es uno u otro.