Por: Óscar Rodríguez.   13 marzo

El Ministerio de Hacienda anunció su decisión de declarar desierta la asignación de $1.500 millones en deuda interna, que pretendía captar por medio de la figura de contrato de colocación.

En un hecho relevante, de este martes 13 de marzo, la entidad confirmó que las condiciones financieras y el plazo de operación no eran viables para el Gobierno.

El Ministerio de Hacienda informó, en un hecho relevante este 13 de marzo, que se declaró desierta la colocación de $1.500 millones en deuda interna mediante la modalidad de contrato de colocación. La entidad anunció, en noviembre pasado, la emisión de los títulos con el fin de evitar presiones en el mercado local. Foto: Rafael Pacheco.
El Ministerio de Hacienda informó, en un hecho relevante este 13 de marzo, que se declaró desierta la colocación de $1.500 millones en deuda interna mediante la modalidad de contrato de colocación. La entidad anunció, en noviembre pasado, la emisión de los títulos con el fin de evitar presiones en el mercado local. Foto: Rafael Pacheco.

"El Ministerio de Hacienda comunica que por condiciones financieras y plazo de entrega de la operación, no contestes a los intereses de este ministerio, no es viable concretar el contrato de colocación asignado, por lo cual se declara concluido sin asignación", informó la entidad, en una nota firmada por Martha Cubillo, viceministra de Ingresos.

La entidad detalló que, en las próximas semanas, informarían sobre las condiciones mínimas aceptables para que Hacienda pueda usar el instrumento denominado ofertas de contratos de colocación de deuda interna.

Este es un título de deuda que se negocia con inversionistas internacionales, pero que se coloca en el mercado local.

Tesorería Nacional agregó que, en el plan de endeudamiento del 2018, se informó de las opciones de financiamiento.

"En el plan de colocación de deuda (...) se hizo referencia a las medidas: canje, colocaciones de corto plazo, subastas inversas, otros contratos de colocación, para diversificar la base de inversionistas", recalcó la entidad.

Hacienda reveló, en noviembre del año pasado, que los títulos fueron asignados a un plazo de 10 años a un acreedor internacional, que hizo la oferta mediante un puesto de bolsa local en la Bolsa Nacional de Valores.

Incluso la entidad informó, en ese momento, que recibieron cuatro ofertas por un monto máximo de $3.700 millones y se seleccionó una hasta por $1.500 millones.

El contrato de colocación se usó para que el Gobierno pudiera satisfacer sus necesidades de financiamiento y evitar presiones con la captación de los recursos en el mercado local, recalcó en aquel entonces Helio Fallas, jerarca de Hacienda.

Cambio en condiciones

La decisión de Hacienda de declarar desierto el proceso de colocación de $1.500 millones significa la aceptación de que el planteamiento de la emisión no garantizaba su éxito, consideró José Rafael Brenes, director General de la Bolsa Nacional de Valores.

"El proceso se hizo sin una definición de montos mínimos y no había una idea de referencia de tasas de interés para saber si había viabilidad en el proceso", consideró Brenes.

El especialista recalcó que sí hay apetito, pero debe trabajarse en la tasa.

"Ciertamente asumir riesgos locales, custodios locales e involucrar a alguien que hace la estructuración afuera encarece el costo de la emisión", subrayó Brenes.

Para Antonio Pérez, director Comercial de Mercado de Valores, la emisión de $1.500 millones se negoció más allá de lo razonable.

"Hacienda quiere revisar el planteamiento y hacerlo más vinculante, porque la operación no se cayó y no hay costo para nadie. El Ministerio lo que quiere es que haya un grado de compromiso", enfatizó Pérez.

El vocero de Mercado de Valores resaltó que la preocupación principal ahora es el fondeo requerido por el Gobierno para enfrentar sus gastos.