Óscar Rodríguez.   3 octubre, 2018
Grecia cuenta con dos proyectos de mejoramiento vial. Uno es el recarpeteo de la vía Carrizal-Y Griega-San Gerardo de una extensión de casi siete kilómetros y la construcción de un puente sobre el río Aguaalote, en el distrito de San Roque. En la imagen, operaciones del MOPT trabajan en el bacheo de una vía entre Grecia y Poás. Foto Albert Marín

El Gobierno podrá iniciar la ejecución de un préstamo externo por $144 millones para el arreglo de vías cantonales en Costa Rica a partir del 2019.

Los recursos –prestados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) – financian 110 proyectos de rehabilitación y mejoramiento de 400 kilómetros de caminos y sistemas de drenaje en 81 cantones y ocho consejos de distrito.

El Programa Red Vial Cantonal II está previsto que comience a ejecutarse en el primer semestre del 2019, detalló por escrito la Unidad Ejecutora del proyecto, adscrita al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Los proyectos financiados son coordinados con cada municipio y está previsto, según la expectativa de los gobiernos locales, que la mayoría de los recursos se utilicen hacia finales de los cinco años de vigencia de la ejecución de los recursos.

El BID aprobó, en marzo anterior, otorgar el crédito cuya firma oficial con el Gobierno se efectuó el pasado 20 de setiembre.

El financiamiento se destinará a la rehabilitación y mantenimiento de carreteras cantonales que representan el 82% de las vías del país. El 77% de dicha infraestructura está en estado deficiente, según el MOPT.

El préstamo externo también recibió el dictamen favorable del Banco Central que prevé un efecto marginal en la tendencia de crecimiento de la deuda pública de Costa Rica.

“La ejecución de este programa tendría efectos positivos sobre el crecimiento económico, competitividad del país y el desarrollo de las zonas rurales, en particular, por su influencia en actividades agropecuarias y turísticas”, argumentó el Banco Central, el pasado 3 de setiembre.

El préstamo otorgado al Gobierno por el BID se comenzará a pagar a partir del sexto año y debe amortizarse en un plazo de 10 años, a partir de firmado el contrato.

La tasa de interés del crédito es de tasa Libor a seis meses –hoy en 2,59%– más cuatro puntos porcentuales. Además, tiene una comisión anual de 1,5% por desembolsos no efectuados, se detalla en las condiciones del préstamo.

Este es el segundo programa de rehabilitación de vías cantonales financiado por el BID. El primer crédito fue por $200 millones y financió 129 proyectos de mejora de caminos, puentes y alcantarillas para un total de 432 kilómetros intervenidos, según el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplán).

El BID aprobó el crédito de $144 millones para la rehabilitación y mantenimiento de 400 kilómetros de caminos cantonales.
Características del financiamiento

Con la firma del contrato de crédito, el MOPT junto con los municipios que tienen los proyectos aprobados pueden iniciar los procesos de licitación para adjudicar las obras que deben ejecutarse en un plazo de cinco años.

De los $144 millones otorgados por el BID, $138,2 se destinarán para el mantenimiento caminos, puentes y drenaje de carreteras.

Otros $4,5 millones se destinarán al fortalecimiento de las dependencias responsables de la gestión vial cantonal de los gobiernos locales.

Por último, $1,3 millones se destina a los gastos administrativos que incluyen la dirección, monitoreo, evaluaciones y auditoría financiera del Programa Red Vial Cantonal II, según datos del BID.

Los cantones de Buenos Aires, en Puntarenas, y Pococí, en Limón, son los que tienen la mayor cantidad de obras aprobadas por la Unidad Ejecutora MOPT-BID, para un total de cuatro cada municipio.

Mientras que el municipio de Alajuela tendrá el mayor monto de financiamiento con más de $4 millones para la construcción de un puente peatonal en El Coyol, cerca de las zonas francas, y el arreglo de la carretera del barrio San José, que pasa frente a la Arrocera Costa Rica.

Una de las características de las obras es que el 83% de los proyectos financiados tendrán influencia sobre infraestructura educativa, pues se encuentran a menos de un un kilómetro de escuelas y colegios.

Por tal razón, el BID recomendó a la Unidad Ejecutora del programa mayores medidas preventivas en la fase de obras, así como en los señalamientos viales que minimicen el riesgo de peatones.

El 55% consideran superficies con tratamiento antierosión y 37% consideran superficies de concreto asfáltico.