Óscar Rodríguez. 13 julio
El Ministerio de Hacienda tiene entre sus metas de financiameinto acudir a los mercados internacionales el próximo año. Foto: Rafael Pacheco
El Ministerio de Hacienda tiene entre sus metas de financiameinto acudir a los mercados internacionales el próximo año. Foto: Rafael Pacheco

El Gobierno de Costa Rica considera que el acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sería una buena carta de presentación para acudir a los mercados internacionales a colocar eurobonos, en el 2021.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, confirmó a La Nación que el objetivo de la actual Administración es aprobar la negociación con el organismo multilateral, este mismo año, para que el próximo se pueda iniciar el trámite para una nueva emisión de deuda externa.

Tanto la negociación del FMI como los eurobonos requieren de la aprobación de los diputados en la Asamblea Legislativa.

“El acuerdo con el Fondo es un instrumento que nos sirve para generar una mayor credibilidad ante las calificadoras de riesgo y poder salir a los mercados internacionales con mejores credenciales a captar más barato”, confirmó Villegas.

El jerarca destacó que dicha opción es parte del “menú” de política fiscal con la cual cuenta la actual Administración.

“No puedo decir que serían $1.000, $1.500 o $2.000 millones, pero es uno de los instrumentos que se tiene. De ahí que para llevarlo a la ejecución lo que se debe hacer es trabajarlo”, destacó Villegas.

El Ministro de Hacienda fue claro en que se iría a captar recursos en el extranjero solo en condiciones idóneas para el país, las cuales se lograrían con un acuerdo cerrado con el FMI y aprobado por el Congreso, consideró.

La última colocación de deuda externa realizada por Costa Rica se hizo, en noviembre del año pasado, cuando se emitieron $1.500 millones en el mercado de capitales externo.

El Gobierno de Costa Rica colocó, en ese momento, una emisión de $1.200 millones al 2031 (11 años y fracción), a una tasa de 6,25%, y $300 millones restantes en un instrumento que vence en el 2045, al 7,25%.

Al cierre del 2019, el país contaba con una deuda externa de $8.000 millones. El 71% de dicho dinero corresponde a colocación de eurobonos, es decir, $5.750 millones, efectuada por el país.

El saldo restantes son créditos otorgados por organismo multilaterales y bilaterales.

Dicho monto no incluye aún el reciente crédito de apoyo presupuestario de la CAF por $500 millones, el cual ya fue avalado en el Congreso.

Proceso con el FMI

El Ministro de Hacienda fue enfático en que el objetivo de la Administración de Carlos Alvarado es contar con el acuerdo de stand-by este mismo año.

El primer paso, destacó Villegas, es que el Congreso apruebe el préstamo rápido por $504 millones, dado por el FMI, a raíz de la emergencia del coronavirus.

Una vez efectuado este paso, el Ejecutivo, junto con el Banco Central, comenzarían de inmediato a negociar con el Fondo.

“Primero se negocia con el Fondo. La negociación sube al Directorio del Fondo para su aprobación. Luego viene aquí para la discusión interna y se lleva a la Asamblea (Legislativa) para su aprobación. A partir de tener el acuerdo aprobado es que se presentaría el proyecto de ley de eurobonos”, recalcó el funcionario.

El Gobierno considera necesario el acuerdo con el FMI para retomar la senda de la sostenibilidad de la deuda pública del país.

El apoyo del organismo internacional permitirían a Costa Rica obtener financiamiento por $2.250 millones en un plazo máximo de tres años.

El Fondo podría, según sus estatutos, brindarle al país hasta $750 millones por año a cambio de que Costa Rica reduzca su nivel de endeudamiento público. El organismo prevé que este año cierre en el 67% de la producción.

Costa Rica se comprometió, al recibir el crédito de $504 millones, a llevar la deuda al 50% del producto interno bruto (PIB) en el 2034.

En abril anterior, el Fondo propuso al país la creación de impuestos ambientales y a la propiedad, y tasas impositivas más altas en tributos que gravan el consumo, como el impuesto sobre el valor agregado (IVA), o impuestos especiales.

Además, sugirió congelar salarios en el sector público y realizar una rápida implementación de una reforma en el servicio civil del estado costarricense.

El organismo multilateral brindó sus recomendaciones en un reporte especial hecho para la evaluación del otorgamiento del crédito rápido para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus.