Óscar Rodríguez. 1 abril
La mayoría de los recursos captados por Hacienda, este lunes 1.° de abril, fue con títulos cuyos plazos de vencimiento son entre siete y once años. Foto: Rafael Pacheco.
La mayoría de los recursos captados por Hacienda, este lunes 1.° de abril, fue con títulos cuyos plazos de vencimiento son entre siete y once años. Foto: Rafael Pacheco.

El Gobierno Central consiguió captar ¢141.011 millones en una subasta de deuda pública efectuada en el mercado local este lunes 1.° de abril.

El 48,4% de los recursos obtenidos, es decir ¢68.269 millones, se hizo con un título de deuda cuyo plazo vencimiento es al 2030.

El Ministerio de Hacienda le asignó un rendimiento de 12,89% a esta colocación, según el resultado de la subasta bursátil publicada por la Bolsa Nacional de Valores.

Una subasta es un proceso de venta de títulos sean públicos o privados, que se efectúa en la Bolsa Nacional de Valores, en el mercado primario; es decir, entre el emisor y los inversionistas, por medio de un puesto de bolsa autorizado.

Hacienda también obtuvo ¢55.906 millones, es decir el 40% del total de recursos obtenidos, con un bono de deuda interna cuyo vencimiento es al 2026, y con un rendimiento del 11,75%.

El resto de la captación de este lunes fue con un título con vencimiento a tres años.

Al bono del 2022, Hacienda le asignó ¢16.836 millones con un rendimiento de 10,43%, según el detalle de la Bolsa.

“El Ministerio de Hacienda bajó el nivel de asignación en la serie G270722 de 10,50% donde habían venido asignando durante las últimas subastas a 10,43%, dejando sin asignar ¢19.824 millones”, destacó el economista Vidal Villalobos.

Por último, en la emisión con vencimiento al 2051, Hacienda recibió una oferta de ¢5.000 millones, pero la entidad no la aceptó.

En las últimas semanas, Hacienda efectuó fuertes captaciones de dinero en el mercado interno.

En las dos últimas semanas de marzo, la Tesorería Nacional obtuvo casi $1.000 millones en tan solo dos subastas convocadas.

Por otra parte, Hacienda detalló que durante el primer trimestre del año consiguieron captar ¢1,3 billones (entre bonos en colones y dólares), lo cual representa el 97,2% de la colocación prevista para el primer semestre del 2019.

Tres cuartas partes del dinero se captó con un plazos de vencimientos mayores a cinco años.