6 octubre, 2015

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó este 6 de octubre en dos décimas sus previsiones de crecimiento mundial, hasta el 3,1% en 2015 y el 3,6% en 2016, debido a una "notable ralentización" de los mercados emergentes, especialmente China y Latinoamérica, y una recuperación " más débil " de los avanzados.

"Los riesgos a la baja aparecen ahora más pronunciados para la economía global que hace solo unos meses", apuntó el nuevo economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, en la presentación del informe "Perspectivas Económicas Globales", al inicio de la asamblea anual conjunta de este organismo y el Banco Mundial.

De acuerdo con estas nuevas proyecciones, la economía global crecerá en 2015 menos de lo que lo hizo en 2014, cuando se expandió a una tasa del 3,4%.

Las economías avanzadas, impulsadas por EE.UU. y el Reino Unido, vuelven a tirar del carro, aunque con menos ímpetu que antaño.EE.UU. crecerá un 2,6% este ejercicio (el FMI aumenta así en una décima su anterior pronóstico) y un 2,8% el próximo (en este caso recorta en dos décimas lo calculado en julio), mientras que el Reino Unido ralentiza su crecimiento hasta el 2,5 % este año y hasta el 2,2 % el próximo.

Por su parte, la recuperación en la zona euro sigue siendo "incierta, modesta y desequilibrada", con tasas de crecimiento del 1,5 % en 2015 y del 1,6 % en 2016.

En Japón las perspectivas también muestran que el FMI ha matizado su optimismo, ya que ahora calcula que crecerá un 0,6% este año y un 1% el próximo, en ambos casos dos décimas menos de lo previsto con anterioridad.

"Seis años después de que la economía global saliese de su más amplia y profunda recesión desde la Segunda Guerra Mundial, el santo grial de una expansión global robusta y sincronizada sigue esquiva", precisó Obstfeld.

Como responsables del frenazo, el Fondo señala a los mercados emergentes, especialmente a los exportadores de petróleo y materias primas como Rusia y Latinoamérica, y a la ralentización de China, que crecerá este año un 6,8% y un 6,3% el próximo.

Latinoamérica. La región entrará este año en recesión, con una caída de su producto interior bruto del 0,3%, debido a la depresión de los precios de las materias primas y arrastrada por las economías de Brasil y Venezuela, que se contraerán un 3% y un 10% respectivamente, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su tradicional informe de "Perspectivas Económicas Globales", presentado este martes en Lima al inicio de su Asamblea Anual conjunta con el Banco Mundial, el FMI remarcó que Latinoamérica continúa su brusca ralentización, y señaló que al "panorama más oscuro de los bajos precios de las materias primas" se suman "las tensas condiciones iniciales de algunos países".