Finanzas

Fideicomisos y Registro de Beneficiarios Finales

Los fideicomisos que no hayan presentado su declaración de beneficiarios finales contarán con un mes más de plazo para tales efectos

Mediante la resolución DGT-ICD-R-28-2021, emitida por Dirección General de la Tributación, publicada en La Gaceta el 28 de octubre del año en curso, se modificó, una vez más, la resolución conjunta de alcance general que determina la obligación de presentar la declaración sobre los beneficiarios finales en las estructuras jurídicas que operan en nuestro país. En este caso, se modificó, en concreto, el transitorio quinto de la norma, donde se regula el plazo máximo concedido para que los fideicomisos presentan su declaración jurada correspondiente.

La nueva normativa señala que el plazo máximo para la presentación será el 30 de noviembre del año en curso. Esto modifica la fecha límite existente, pues el plazo anterior vencía el día 31 de octubre de este año. Con esta ampliación de un mes calendario, se espera que una mayor cantidad de fideicomisos cumplan con la obligación legal y completen en tiempo y forma su inclusión en el Registro de Beneficiarios Finales.

Ahora bien, en el caso de fideicomisos, anteriormente surgieron dudas sobre quienes estaría realmente obligados a cumplir con dicha obligación, pues existen fideicomisos que, por su naturaleza jurídica, no están destinados a generar lucro, ni tampoco sería posible definir con claridad quiénes serían los beneficiarios finales para efectos de este registro. Tal es el caso de los fideicomisos testamentarios o fideicomisos de garantía.

Sobre ese particular, la Administración Tributaria ya había emitido, previamente, oficios donde se aclaraba que la totalidad de fideicomisos formalmente constituidos en nuestro país tienen la obligación de cumplir con la declaración de sus beneficiarios finales. Tal es el caso del oficio DGT-776-2021, emitida en junio de este año, donde aclara que la normativa vigente no hace distinción entre los tipos de fideicomisos existentes a efectos de cumplir o exonerar de la obligación respecto al Registro de Beneficiarios Finales.

En consecuencia, y a manera de resumen, aquellos fideicomisos que no hayan presentado su declaración de beneficiarios finales contarán con un mes más de plazo para tales efectos. Esto incluye a todos los fideicomisos de garantía y testamentarios del país, y claro está, también los fideicomisos de administración que, por su intención de lucro, también deberían estar formalmente registrados como contribuyentes del impuesto sobre la renta y del impuesto sobre el valor agregado.

Se debe recordar que, en tesis de principio, la sanción ante dicho incumplimiento podría alcanzar los ¢46 millones, aproximadamente, a pesar de que en la práctica aun persisten dudas sobre los mecanismos de control que legalmente existen para tales fines.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.