Agencia AFP. 5 diciembre, 2017
Nicolás Maduro en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología de Caracas, hablando sobre criptomonedas. Foto: AFP
Nicolás Maduro en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología de Caracas, hablando sobre criptomonedas. Foto: AFP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la creación del petro, moneda virtual que estará respaldada por las reservas petroleras, pero expertos dudan de su éxito por la desconfianza que genera el colapso económico del país.

Al lanzar la iniciativa, el domingo 3 de diciembre, Maduro dijo que la criptomoneda permitirá "avanzar hacia nuevas formas de financiamiento" que hagan frente a las sanciones de Estados Unidos.

Esas medidas prohíben a ciudadanos y empresas estadounidense transar bonos de Venezuela y su petrolera PDVSA, justo cuando el mandatario busca renegociar la deuda externa, de unos $150.000 millones.

Según el gobierno, las sanciones han generado atrasos en el pago de capital e intereses de esos títulos y afectan las importaciones, de las que depende el país con las mayores reservas de crudo.

A raíz de los pagos diferidos, un grupo de acreedores y agencias calificadoras declararon en default parcial a Venezuela y PDVSA.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, aseguró que el petro llevará al "intercambio" de dinero y bienes "sin que medie ninguna institución financiera".

Sin embargo, economistas como Henkel García ven limitado su impacto como “vía de alivio para generar un sistema de pagos”.

“Tendría que contar con una aceptación amplia de los actores económicos (...) y eso es muy difícil tanto para una moneda tradicional, como para una criptomoneda”, declaró García a la AFP.

Los expertos consideran que las profundas distorsiones económicas y las políticas del gobierno minan la confianza en el petro.

El enorme gasto fiscal y una inflación que el FMI proyecta en más de 2.300% para 2018, sumadas al default, provocan incertidumbre. La petromoneda, opinan, debería acompañarse por un plan de reformas económicas.

"Si se concreta, que lo dudo, sería la primera moneda virtual emitida por un Banco Central y no cualquier Banco Central, sino uno que ha generado hiperinflación", señaló a la AFP Jean Paul Leidenz, experto en monedas virtuales.

"Teóricamente", apunta García, "con las criptomonedas se podría bypasear el sistema financiero estadounidense (...), pero todo depende de generar confianza".

José Ángel Álvarez, directivo de la incipiente Asociación Nacional de Criptomonedas (Asonacrip) y socio del gobierno en la creación del petro, piensa que las reservas petroleras y gasíferas de Venezuela, así como sus yacimientos de oro y diamante, ofrecen garantías.

"¿Qué confianza más grande puede existir que (la que da) el mayor recurso no renovable que existe en el planeta, el petróleo?", se preguntó Álvarez, quien señaló a la AFP que aspira a que el petro pueda "desplazar" a las criptomonedas de mayor valor en el mundo, el bitcóin y el ethereum.

"El bolívar también está respaldado con las reservas petroleras y no tiene fuerza", refuta García.

Decenas de personas hacen fila para retirar dinero de un cajero automático, en Caracas el 14 de noviembre del 2017. Foto: AFP
Decenas de personas hacen fila para retirar dinero de un cajero automático, en Caracas el 14 de noviembre del 2017. Foto: AFP

La moneda local se devaluó 96% en el mercado negro durante el último año, en un país donde el gobierno monopoliza las divisas mediante un control de cambios.

“Las monedas virtuales no necesitan activos de respaldo. Su credibilidad se basa en la credibilidad de las transacciones”, apuntó Leidenz. La clave es el blockchain, una base de datos que registra las transacciones de compra y venta de criptomonedas, añade.

El gobierno no ha dado fechas. "No podemos limitarnos solamente a plazos (...) Hablar específicamente de un tiempo sería algo desmesurado" ante la “dimensión” del objetivo, expresó Alvarez.

García opina que "todo está muy crudo".

Rey de las criptomonedas, el bitcóin llegó la semana pasada a $11.000 por unidad, multiplicando por diez su valor en un año.

No hay estimaciones sobre la cotización que podría tener el petro, pero Álvarez es optimista.

Citando como ejemplo las cotizaciones del bitcóin, el vocero de Asonacrip resalta que las criptomonedas han tenido "subidas y bajadas, pero una única tendencia" al alza.

Para Leidenz lo lógico sería establecer "una tasa flotante", a diferencia de las cotizaciones oficiales fijas que sobrevaloran hasta 10.000 veces el bolívar frente al dólar negro.

Si se sobrevalora el petro, añade, se repetirán las distorsiones cambiarias con una fuerte especulación.