Fabio Salas. Hace 6 días

En nuestro país opera un importante grupo de empresas que operan bajo la “categoría f” del Régimen de Zona Franca, las cuales se dedican al procesamiento, producción, ensamble de bienes, tanto para la exportación, como para la venta en el mercado local.

La Dirección General de Aduanas indicó recientemente que si los productos que han de comercializarse en el mercado nacional están directamente vinculados con sectores o industrias que cuentan con una exoneración objetiva estipulada por ley, sí sería posible aplicar la exoneración objetiva a la hora de nacionalizar dichas mercancías, lo cual implica una variación sustancial del criterio que a la fecha se había manejado.

Para comprender los alcances de este cambio de criterio, se debe recordar que en nuestro país existen distintas exoneraciones objetivas que pretenden impulsar o proteger a sectores importantes. Por ese motivo encontramos exoneraciones para bienes a ser destinados en actividades agropecuarias o del sector salud (equipo médico, sillas de ruedas, camas para hospitales), por citar sólo dos ejemplos.

Muchos de los bienes que necesitan estos sectores son procesados, producidos o ensamblados localmente por empresas establecidas en Costa Rica y que operan al amparo del Artículo 17 inciso f) de la Ley de Régimen de Zonas Francas. Sin embargo, estas empresas, previo al cambio de criterio, no podían aprovechar las exenciones objetivas dispuestas por ley debido a limitaciones introducidas en algún momento por parte de la Dirección General de Aduanas.

En consecuencia, el precio final de los productos procesados, fabricados o ensamblados bajo dicha categoría del régimen aduanero sufría incrementos directamente relacionados por los aranceles e impuestos locales que no era posible exonerar, lo que impedía el aprovechamiento pleno del beneficio fiscal estipulado en la normativa vigente. Además se incurría en una clara afectación al sector sector del país que se pretende fomentar o proteger.

Ahora bien, con el cambio de criterio se indica claramente que se deberán realizar cambios en los sistemas de informáticos utilizados en la nacionalización de mercancías, con el fin de permitir la correcta aplicación de la exención objetiva y sustentada en la ley por parte de la empresa en Régimen de Zona Franca.

Claro está, las empresas que operan bajo Régimen Zona Franca, también deberán cumplir con los procedimientos propios de la exoneración, a fin de poder aplicar los beneficios legales en el trámite de importación de mercancías y permitir el control correspondiente por parte de las autoridades reguladoras de los incentivos fiscales.

En consecuencia, será indispensable comprender la correcta aplicación de este criterio emitido por la Dirección General de Aduanas, y revisar procedimientos internos de cada compañía, de previo a gestionar la exención objetiva, de lo contrario, se podrían presentar diferencias importantes con las autoridades competentes y no lograrse la aplicación del beneficio fiscal para su traslado al sector costarricense correspondiente.