Óscar Rodríguez.   18 marzo, 2016
Japdeva financia el gasto asociado a la convención conlectiva mediante la venta de servicios portuarios. En la imagen, el muelle de Moín el que más movimiento de mercadería reporta anualmente.

La convención colectiva de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) se comió el 25% de los ingresos de la institución pública en el 2015.

Japdeva, administradora de los puertos del Caribe, desembolsó ¢10.352 millones para financiar los beneficios otorgados por el acuerdo colectivo el año pasado.

Los ingresos por la venta de servicios portuarios ascendieron a ¢40.000 millones en el 2015. Así se detalla en la información del costo anual de la convención colectiva brindada por la entidad autónoma por solicitud de La Nación .

La Junta costea de sus ingresos un total de 29 beneficios anualmente, entre pluses, sobresueldos e incentivos.

Entre los rubros más onerosos están la carrera portuaria, el salario extra a raíz del pago bisemanal, el aumento por costo de vida regional, así como el aporte al fondo de ahorro de los trabajadores y la cesantía.

Estos cinco beneficios consumieron durante el año pasado la mitad de la erogación total del acuerdo colectivo.

Durante los últimos ocho años el gasto de la convención colectiva de Japdeva llegó casi a triplicarse al pasar de ¢4.076 millones, en el 2008 a los ¢10.352 millones durante el año pasado, según los datos de la Junta.

Actualmente, hay 1.465 empleados de Japdeva que están cubiertos por los beneficios del contrato laboral, según informó Japdeva a la Contraloría General de la República.

Dicha Junta denunció formalmente, en octubre del 2014 , la convención ante el Ministerio de Trabajo. Desde entonces está en el proceso de negociación con el sindicato.

Contingencia. Para enfrentar el peso de la convención Japdeva implementó, desde el año pasado, un plan de contingencia para reducir el costo de la planilla en el gasto de la institución.

La Junta Directiva de la entidad conoció, en enero anterior, los primeros resultados del programa, según consta en el acta de la cual tienen copia La Nación .

El plan es de cinco medidas básicas: control sobre el nombramiento de personal suplente, tiempo extraordinario, gastos de viajes y de los servicios públicos. Además del congelamiento de plazas vacantes de las personas que se pensionan.

Ann Mc Kinley, presidenta ejecutiva de Japdeva, explicó que el principal resultado del programa fue una reducción de la tasa de crecimiento de los gastos asociados al personal.

Mc Kinley reconoció que estas medidas de contingencia tendrán un techo.

En enero anterior expresó, en reunión de Junta Directiva, la necesidad de buscar otras alternativas de reducir el gasto.

“El proceso (de reducir gasto) implica sentarnos también con el sindicato (...), porque si vamos a entrar en un proceso de movilidad laboral, hay que reunirnos con el sindicato para trabajar”, recalcó Mc Kinley, según consta en el acta de enero anterior.

Añadió que también será necesario conseguir los recursos para la movilidad, pues actualmente no cuentan con fondos.

Allan Hidalgo, expresidente ejecutivo de Japdeva, comentó que para darle sostenibilidad financiera a la institución, es necesario reducir la cantidad de empleados a un ritmo de 100 personas al año.

“El ritmo de crecimiento de los gastos de remuneraciones es muy acelerado, por el efecto de la convención colectiva, por eso, es necesario reducir la planilla en menos de 1.000 personas”, enfatizó Hidalgo.

La actual administración de Japdeva busca acelerar el proceso de transformación antes de la entrada de operación de la Terminal de Contenedores de Moín, a finales del 2017.

Beneficios más costosos de la convención

-Carrera portuaria. Japdeva otorga, cada cinco años, un aumento del 5% calculado sobre el salario base, hasta un máximo de un 25% para todos los empleados.

-Pago bisemanal. Debido al sistema de pago de salarios bisemanal se devenga un mes más de salario cada año que es asumido como un costo de la convención colectiva.

-Aumento salarial extra. El sindicato y Japdeva negocian un alza salarial anual acorde con la canasta básica de la región caribeña. Este ajuste es adicional al decretado por el Gobierno.

-Fondo de ahorro. Japdeva aporta, cada mes, al Fondo de Ahorro y Capital de los Trabajadores, el 5% del costo mensual de la planilla.

-Cesantía. Se reconoce un tope máximo de 20 años de auxilio de cesantía a los trabajadores que laboran en la institución o provengan del sector público.

Fuente: Convención Colectiva Japdeva.