Por: Óscar Rodríguez.   23 marzo

Los órganos encargados de regular y supervisar el sistema financiero costarricense dieron veredicto sobre Bancrédito: la entidad debería ser absorbida por un banco estatal, pues financieramente no es una institución viable.

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) recomendó a la Asamblea Legislativa y a Casa Presidencial, este viernes 23 de marzo, optar por la fusión porque es la manera de rescatar el patrimonio y la recuperación de los activos del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito).

El Conassif, Sugef y el interventor de Bancrédito recomendaron un proyecto de ley para que la institución sea absorbida por el Banco Nacional o el BCR. La medida preservaría el patrimonio de la institución cartaginesa y evitaría la pérdida de recursos a Estado. Foto Rafael Pacheco

Además, porque es la mejor opción para pagarle al Ministerio de Hacienda los ¢132.000 millones adeudados por Bancrédito y evitar una pérdida al Estado, concluyó el Consejo en el acuerdo votado en firme el martes 20 de marzo.

Luis Carlos Delgado, presidente del Conassif, recalcó que la absorción, con el Banco Nacional o con el Banco de Costa Rica (BCR), es la mejor salida tras conocerse el informe sobre la situación de Bancrédito entregado por Marco Hernández, interventor de la institución.

Hernández recalcó a La Nación que la fusión tiene la ventaja de rescatar y evitar el deterioro de los ¢38.101 millones de patrimonio del Banco.

"El banco que absorbe (Bancrédito) asumiría las obligaciones y los activos. También se potencia la recuperación de los activos y se propicia el pago a Hacienda", explicó el interventor.

El escenario planteado por Hernández lo comunicó, también, este viernes 23 de marzo, la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) al Congreso, con la presentación formal de un anteproyecto de ley a los diputados.

Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, confirmó que estudiarán la propuesta del Conassif para tomar una decisión.

"El banco que lo absorbe asume las obligaciones y los activos. Además, se rescata el patrimonio del Banco, se potencia la recuperación de los activos y da posibilidad de cumplir con las obligaciones con el Ministerio de Hacienda". Marco Hernández, interventor de Bancrédito.

Bancrédito está intervenido desde el pasado 22 de diciembre, debido a problemas de liquidez, rentabilidad y por cesación de pago de sus deudas con Hacienda.

El Ministerio invirtió en el Banco, entre marzo y abril del 2017, ¢62.000 millones y $50 millones, con el fin de inyectarle recursos, dinero que debió ser devuelto en diciembre del mismo año.

Cautela ante propuesta

El Banco Nacional y el BCR mostraron, este viernes, poco entusiasmo ante la eventual posibilidad de asumir lo que queda de la operación de Bancrédito.

Los gerentes de ambas entidades enfatizaron en que es necesario un análisis profundo del impacto de recibir las deudas y activos de la institución cuya sede principal está en Cartago.

"La viabilidad de que uno de los dos bancos (estatales) lo absorba me parece, en números gruesos, que podría afectar nuestros indicadores. Lo veo difícil en las condiciones actuales". Juan Carlos Corrales, gerente del Banco Nacional.

Juan Carlos Corrales, gerente del Nacional, reconoció que, entre el 2010 y 2014, hicieron un análisis de la eventual absorción de Bancrédito y el resultado no era bueno.

"Tenemos que ver en detalle el balance de ellos (Bancrédito) y el nuestro para ver en qué nos puede afectar. Por ejemplo, cuál sería el efecto de recibir la cartera de crédito de ellos, tomando en cuenta la mora y las provisiones", recalcó Corrales.

Para el Gerente la opción realista debería ser liquidar la institución cartagines en un plazo de seis meses.

"La viabilidad de que uno de los dos bancos (estatales) lo absorba me parece, en números gruesos, que podría afectar nuestros indicadores. Lo veo difícil en las condiciones actuales", recalcó Corrales.

Para Douglas Soto, gerente a. í. del BCR, antes de tomar una decisión es necesario hacer un estudio exhaustivo para determinar la factibilidad de una fusión.

"El análisis deberá ser sometido a la consideración del Comité Ejecutivo y de la Junta Directiva del BCR, para que las instancias del Banco tomen la mejor decisión en su beneficio", recalcó Soto.

Por el contrario, Rocío Aguilar, jerarca de la Sugef, aseguró que la absorción sería ventajosa para la banca estatal, pues significaría el ingreso del patrimonio de ¢38.000 millones del Banco Crédito Agrícola de Cartago.

"Desde el punto de vista de tamaño (de Bancrédito) y de cartera de crédito no es significativo en generar un daño. Más bien, significa un capitalización", explicó Aguilar.

La propuesta de ley de fusión deja en manos del banco receptor el futuro de los actuales 200 empleados de la entidad bancaria intervenida.

En caso de despedirlos, ya se cuenta con una provisión de ¢4.100 millones para el pago de preaviso, cesantía, aguinaldo y vacaciones de estos funcionarios.

* Colaboró Natasha Cambronero.

Entrevista con Rocío Aguilar
Jerarca de Sugef: 'Banco no puede pagar obligaciones'

Rocío Aguilar, superintendenta General de Entidades Financieras, confirmó que la fusión de Bancrédito con otro banco estatal es la opción más sana para evitar un impacto negativo en los fondos públicos.

Rocío Aguilar, superintendenta General de Entidades Financieras. Foto: Jorge Castillo.

– ¿Por qué se opta por una eventual fusión de Bancrédito con el Banco Nacional o el BCR?

– El informe del interventor confirma la inviabilidad de Bancrédito. Si bien los activos del banco superan los pasivos, los activos son poco líquidos.

"Una parte importante es la cartera crediticia cuyas operaciones tienen, en promedio, ocho años de vencimiento, frente a un pasivo con el Ministerio de Hacienda (de ¢132.000 millones).

"Si el Banco se liquida hay un problema de administración de activos. Por eso se sugiere una fusión, dado que tiene un patrimonio positivo de ¢38.000 millones".

– ¿Bancrédito puede hacer frente a sus deudas?

– La entidad tiene un problema de liquidez. El Banco no puede pagar sus obligaciones vencidas.

"Sus activos no le permiten pagar de inmediato las obligaciones. Sí se permitiría en el largo plazo, conforme se vayan liquidando".

– ¿Los indicadores financieros del Nacional y el BCR pueden soportar la llegada de Bancrédito?

– Desde el punto de vista de tamaño y de cartera (de crédito), Bancédito no es un tamaño significativo. Más bien, implica una posibilidad de capitalización del banco receptor, pues hay ¢38.000 millones de patrimonio.

"Pero, conforme pase el tiempo, ese patrimonio se irá deteriorando".

– Pero, ¿el Nacional y el BCR cuentan con la suficiencia patrimonial para absorber Bancrédito?

– Más bien esto le suma a la suficiencia patrimonial, porque el Banco tiene una suficiencia, si no se sigue deteriorando el patrimonio, del 15%, muy por encima de la exigida (del 10%).

– ¿Quién decide cual banco absorbe Bancrédito? ¿Los diputados con una recomendación del Conassif o tras consultas a las directivas de los bancos?

– Aún no hay una recomendación expresa sobre uno u otro. Lo primero, es tomar la decisión de si se hace una liquidación o la fusión.

"De frente a la decisión se define la conveniencia de con cuál entidad se hace".

– ¿Qué pasa con los 200 trabajadores del Banco?

– En los procesos de fusión pueden pasar, con todos sus derechos y los fondos de prestaciones reservados, al banco receptor.

"En este caso se toma la decisión de cuál de este personal es necesario para la administración de las operaciones, pues hay una cantidad importante de fideicomisos".