Fabio Salas. 18 abril

La coyuntura económica que atraviesa nuestro país plantea un panorama complicado para muchos sectores de nuestra economía. En consecuencia, conviene repasar las opciones que los contribuyentes tienen para ajustar o eliminar los pagos parciales del impuesto sobre la renta.

Como punto de partida, se debe señalar que estos pagos parciales constituyen un adelanto del impuesto sobre la renta que los contribuyentes deberán declarar y liquidar al final del período fiscal. Para este período fiscal, tendremos que realizar tres pagos parciales, a finales de los meses de junio, setiembre y diciembre, en aquellas empresas que tengan período fiscal ordinario anual.

Ahora bien, mediante la resolución N° DGT-R-07-2018, del 06 de febrero del año 2018, se estipula el procedimiento a seguir para solicitar a la Administración Tributaria, el ajuste o eliminación de la obligación del pago parcial, sobre todo, tomando en cuenta que, lamentablemente, muchas empresas en este período fiscal, también presentarán pérdidas como consecuencia de la difícil situación que atravesamos.

Tome en cuenta que, para proceder con la solicitud, se deberá acreditar ante la Administración Tributaria que la empresa proyecta una disminución en sus utilidades, al punto que el pago parcial que se utiliza como adelanto de la renta, carecería de sentido, pues posiblemente, al final del periodo no se generaría impuesto por pagar, si la empresa presenta pérdidas fiscales durante dicho período fiscal.

Dicha solicitud deberá estar debidamente motivada y se deberá adjuntar las proyecciones del resultado del período fiscal en cuestión, además de los estados financieros de la empresa, contemplando el balance general y el estado de resultados de la compañía.

Estos documentos, más cualquier otra información relevante para demostrar la proyección de los resultados que proyecta la compañía, serán parte fundamental de la petición que se plantearía a la Administración Tributaria, pues del estudio de dichos documentos, dependerá el rechazo o aceptación de la eliminación o disminución de los parciales.

En momento complejos, el aprovechamiento de este tipo de gestiones, con los cuidados que requiere, puede constituirse en una valiosa herramienta para los contribuyentes que presenten situaciones complejas en su flujo de efectivo.