Patricia Leitón.   1 marzo

La Asociación Institución Cultural Germano Costarricense, cuyo nombre comercial es Colegio Humboldt, busca captar hasta $6,4 millones en Costa Rica, por medio de un fideicomiso de titularización que administra el Grupo Aldesa.

Nueva entrada principal Humboldt, según el proyecto, según la imagen incluida en el prospecto suministrada por la Administración Asociación Institución Cultural Germano Costarricense.

Con estos fondos esta institución de educación privada, sin fines de lucro, busca terminar el edificio de primaria, anfiteatro, parqueo y terminal de busetas.

El presupuesto estimado de esta obra es de $12,3 millones, de los cuales $6,4 millones se financiarían con esta emisión y el saldo con recursos propios.

Un fideicomiso es un contrato en el cual una persona, el fideicomitente u originador (la Asociación), expresa su voluntad para que los activos o derechos que traspasa al fiduciario (Aldesa) sean administrados conforme a los fines establecidos.

Óscar Luis Chaves, director de Aldesa Finanzas Corporativas, explicó que la figura de titularización le permite al Colegio contar con una tasa fija de largo plazo y flujo de pagos adecuado al flujo de ingresos.

El fideicomiso

El fideicomiso de titularización realizará 10 emisiones, las cuales pagarán intereses mensuales y amortizarán su capital al vencimiento. La primera se a un plazo de tres años desde su fecha de emisión; la segunda, a cuatro años y así sucesivamente, de manera tal que la décima emisión vencerá luego de 12 años desde su fecha de emisión.

Los intereses y amortización, entre otras erogaciones del fideicomiso, se realizarán de los ingresos futuros por servicios educativos (matrícula y mensualidades) cedidos por la Asociación.

“De los ingresos percibidos por la Asociación, producto de la prestación de servicios educativos, únicamente se cederán (…) los ingresos por matrículas y mensualidades. Los que en el 2016 representaron aproximadamente un 84% de los ingresos ($5,4 millones)”, se describe en el prospecto, que es el documento de explicación al inversionista.

Según registros históricos de la Asociación Institución Cultural Germano Costarricense, desde el año 2010 se han recibido más de 900 alumnos por año, hasta alcanzar en el año 2017 un número de 975 alumnos (en 2016 fueron 956 alumnos), este crecimiento estudiantil ha vuelto necesario mejorar la calidad de su infraestructura, describe el prospecto.

Chaves comentó que en Costa Rica, como titularización de una institución educativa es la primera vez; sin embargo, anteriormente estuvo inscrita una emisión de un colegio privado (Blue Valley) bajo un régimen anterior.

Las obras

Sobre el detalle de las obras el prospecto explica que el nuevo edificio contará en el primer nivel con aulas, área multiuso y plaza central. En el segundo nivel se tendrán aulas, baños para estudiantes, baños para profesores, área de cocina, aula para adecuaciones curriculares y un área multiuso.

El anfiteatro, contará con una capacidad para aproximadamente 448 asientos, vestíbulo interno, servicios sanitarios, escenario, bodegas, camerinos, cuarto audiovisual, boletería, área de catering service y servicios sanitarios para camerinos.

En el área de estacionamiento, por su parte, tendrá parqueo para aproximadamente 50 autos, además de espacios para bicicletas y motocicletas.

La terminal, por su parte, contará con dos áreas de estacionamiento, además de una caseta de seguridad, área de parqueos, rampa vehicular de acceso, estacionamiento para bicicletas y estacionamiento para motocicletas.