Óscar Rodríguez. 20 marzo
Los seguros para automóviles, tanto el obligatorio como los voluntarios, están entre los que más adquieren personas y empresas. Foto: Jorge Navarro.
Los seguros para automóviles, tanto el obligatorio como los voluntarios, están entre los que más adquieren personas y empresas. Foto: Jorge Navarro.

El mercado de seguros costarricense alcanzó la cantidad más alta de asegurados tras la apertura de la competencia en el sector.

En total, 7,6 millones de clientes adquirieron una póliza para cubrirse contra un posible siniestro, en el 2017 (último dato disponible), casi el 80% más respecto a los 4,3 millones contabilizados en el 2010, según muestran las estadísticas de titulares de seguros contabilizadas por la Superintendencia General de Seguros (Sugese).

La entidad efectuó la reconstrucción anual de pólizas vendidas y clientes asegurados (personas y empresas) desde la ruptura efectiva del monopolio, en el 2010, como parte del proceso de incorporación de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La Superintendencia recabó los datos con base en los registros de pólizas vendidas y cantidad de clientes de las 13 aseguradoras que operan en Costa Rica.

La información incorpora tanto la cantidad de contratos vendidos por año así como los titulares o asegurados de pólizas voluntarias y obligatorias.

Sugese explicó que en el recuento de 7,6 millones de asegurados un cliente, persona o empresa, puede contarse varias veces según la cantidad de pólizas que tenga con distintas aseguradoras.

“Por ejemplo, si una persona tiene varias pólizas de vida con la misma aseguradora, se cuenta una sola vez, pero si tiene varias pólizas con aseguradoras diferentes, cada una lo incluirá en su conteo”, detalló la Superintendencia.

La contabilización de clientes y contratos se hizo con base a las definiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), recalcó Sugese.

Algunos números

La información de la Superintendencia muestra que el mayor incremento de clientes ocurrió en las pólizas denominadas como “no vida”.

Se trata de seguros contra accidentes e incendios, médicos, seguros de viaje, seguros sobre la propiedad, automóviles, marítimos, transporte, seguros de pérdidas económicas, entre otros.

Este segmento pasó de 2,6 millones de asegurados, en el 2010 (fecha en que se inició la apertura efectiva), a 5,2 millones, en el 2017, es decir, casi el doble de clientes.

En el mismo periodo, quienes compraron un seguro de vida pasaron de 1,6 millones, a 2,4 millones.

Tomás Soley, jerarca de la Superintendencia, destacó que la ruptura del monopolio de seguros logró el efecto multiplicador.

“Desde la apertura, el crecimiento en el primaje, en el segmento de seguros voluntarios, el 60% está representado por las aseguradoras privadas”, recalcó Soley.

Por otra parte, el gasto per cápita anual de Costa Rica en la adquisición de seguros pasó de ¢82.776, en el 2010, a ¢154.000, el año pasado, lo que significa un aumento del 52% en términos reales (descontando el efecto de la inflación del periodo).

Este monto incluye las pólizas obligatorios para vehículos y Riesgos del Trabajo, así como los seguros voluntarios.

Soley resaltó que el mercado pasó de contar con alrededor de 50 productos del Instituto Nacional de Seguros (INS), a más de 700 pólizas comercializadas por todas las aseguradoras.

El sector de seguros cerró, en el 2018, con ¢772.000 millones de pólizas vendida, es decir, un incremento del 3% frente al año previo.

Profundización, un pendiente

La expansión en la cantidad de clientes del mercado de seguros llegó, en buena parte, de la mano de las pólizas colectivas.

Se trata de contratos en los cuales se asegura a un grupos de clientes.

Por ejemplo, las empresas los usan para la cobertura de gastos médicos de sus empleados y los bancos cuando los incluyen entre sus préstamos, como compra de vehículos o tarjetas de crédito.

“La expansión de los negocios colectivos y masivos han sido fundamentales en la expansión del mercado de seguros en Costa Rica y la propuesta novedosa de las aseguradoras privadas”, destacó Norma Montero, directora ejecutiva de la Asociación de Aseguradoras Privadas de Costa Rica.

Pese al incremento en la cantidad de asegurados y productos, el mercado representa desde la apertura entre el 2,1% y 2,3% del producto interno bruto (PIB).

Para Elian Villegas, presidente ejecutivo del INS, más que fijarse en el gasto per cápita del país, el mercado debe buscar incrementar el número de riesgos asegurados.

“En vehículos solo un tercio de la flotilla tiene un seguro voluntario. Eso significa que el carro de adelante y detrás del mío está sin seguro. Otro tema, ¿cuántas personas en este país tiene una póliza de vida o cuántas casas la póliza contra incendio? Son muy pocas”, destacó Villegas.

El jerarca recalcó que el mercado debe buscar llegar a más personas y empresas, en vez de que el mismo cliente gaste más dinero en más pólizas.

Para la vocera de la Asociación de Aseguradoras Privadas la respuesta a elevar la profundización del mercado está en los microseguros, pólizas con un costo muy bajo y coberturas muy específicas.

Montero mencionó, como un ejemplo, una cobertura de crédito la cual permite a una pequeña y mediana empresa tener acceso a un préstamo.

“Hay clientes que por falta de recursos no puede acceder a una póliza por el costo de la prima. Se debe migrar a estructuras de pólizas colectivas y masivas”, recalcó.

Tanto Montero como Villegas coincidieron que el mercado, poco a poco, comienza moverse hacia estos nuevos nichos.