Fabio Salas. Hace 4 días
Fabio Salas, director Impuesto y Legal de Deloitte.
Fabio Salas, director Impuesto y Legal de Deloitte.

El mensaje que el Ministerio de Hacienda ha emitido recientemente, está dirigido a revisar y fortalecer los procesos de fiscalización y cobro de los tributos. Se puede considerar como un claro llamado a que los contribuyentes que se encuentran en mora o presentan irregularidades en el cumplimiento de sus obligaciones, realicen los ajustes necesarios y así eviten futuras diferencias con el fisco.

Como primer punto, es fundamental tener presente que la Autoridad Tributaria tiene plenas competencias para verificar el cumplimiento tributario de cualquier contribuyente, ahora bien, existe un criterio de selección que la Administración utiliza como parámetro para priorizar los casos que se estarían fiscalizando durante un periodo anual en concreto.

En consecuencia, los contribuyentes que se dediquen a la prestación de servicios profesionales, telecomunicaciones, turismo, intermediación financiera, sector inmobiliario, servicios de salud, comercio, entre otros, están bajo la lupa de las autoridades. La posibilidad de una revisión aumenta si la empresa ha presentado pérdidas o declara cero utilidades en el período fiscal, o bien, si presenta ingresos no gravables altos en relación con el total de sus ingresos o si se han efectuado rectificaciones de las declaraciones correspondientes.

Es deber de cada contribuyente colaborar con el proceso de revisión, pues de lo contrario, se podría exponer a sanciones económicas que oscilan entre dos y cien salarios base (poco menos de ¢900.000 y más de ¢44 millones).

Entonces, para evitar sanciones, se necesita que la contabilidad y los documentos legales de respaldo se mantengan en orden y actualizados, pues en muchos casos, los requerimientos implican una revisión detallada de la actividad de la compañía, y el tiempo concedido por las autoridades para responder es relativamente poco.

Por su parte, el control cruzado entre las distintas declaraciones es fundamental, pues con dicha revisión se evitan contradicciones en el manejo de la información y permite reflejar realmente la situación del contribuyente frente a sus obligaciones tributarias.

Para finalizar, es importante también conocer los derechos frente al fisco, pues se han presentado casos, lamentablemente con más frecuencia, en donde las autoridades han cometido arbitrariedades que conllevan graves perjuicios económicos. En consecuencia, la prevención y el orden constituyen piezas claves como primera línea de defensa.

(*) Socio de Impuestos y Legal. Deloitte.