Ricardo González. 9 junio

En columnas anteriores hemos mencionado la existencia de exenciones y de casos de no sujeción de algunos bienes y servicios en relación con el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Cabe destacar ahora que también están contemplados varios supuestos en lo que se aplica una tarifa reducida, es decir, menor al 13%.

Las tarifas reducidas conforman tres grupos, empezando con un 4% para la compra de boletos o pasajes aéreos, cuyo origen o destino sea el territorio nacional (tratándose del transporte aéreo internacional, el impuesto será el 10% del valor del boleto); y también los servicios de salud privados prestados por centros de salud autorizados, o profesionales en ciencias de la salud quienes deberán encontrarse incorporados en el colegio profesional respectivo.

La tarifa será del 2% para los medicamentos, las materias primas, los insumos, la maquinaria, el equipo y los reactivos necesarios para su producción; también para los servicios de educación privada; las primas de seguros personales y la compra y la venta de bienes y servicios que hagan las instituciones estatales de educación superior, sus fundaciones, las instituciones estatales, el Consejo Nacional de Rectores (Conare) y el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes).

Finalmente una tarifa del 1% cuando se trate de las ventas, así como las importaciones o internaciones, de los bienes agropecuarios incluidos en la canasta básica, incluyendo las transacciones de semovientes vivos, la maquinaria, el equipo, las materias primas, los servicios e insumos necesarios, en toda la cadena de producción, y hasta su puesta a disposición del consumidor final. Aquí incluye las ventas e importaciones o internaciones de los artículos definidos en la canasta básica, además de la maquinaria, el equipo, los servicios e insumos necesarios para su producción, y hasta su puesta a disposición del consumidor final. También pagará el 1% la importación o la compra local de trigo, frijol de soya, sorgo, fruta y almendra de palma aceitera, maíz y todos los derivados de estos granos que se utilicen para para producir alimentos para animales, lo mismo que los productos veterinarios y los insumos agropecuarios y de pesca, a excepción de los de pesca deportiva.