Marvin Barquero.   7 mayo, 2020
Unas 325 empresas, de manufactura o de servicios, están en el país bajo el Régimen de Zonas Francas y generan 180.000 empleos directos e indirectos, según Cinde. Uno de los parques es la Zona Franca América. Foto: Albert Marín.

La Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), agencia de atracción de inversión extranjera directa, manifestó su preocupación ante -dijo- las propuestas de algunos para gravar o poner impuestos a las empresas de zonas francas.

“Vemos con gran preocupación como en el país, ante soluciones para afrontar esta crisis, algunos proponen como posible alternativa alterar la estabilidad jurídica, gravando a las zonas francas. La estabilidad jurídica dejaría de ser una de las más importantes razones de creer en Costa Rica, abriendo paso a una imagen internacional de desconfianza e inestabilidad”, dijo la entidad en un comunicado.

Se consultó acerca de quiénes o de dónde provenían esas propuestas para eventualmente imponer impuestos a ese tipo de compañías, pero Cinde explicó que el objetivo era dejara clara su posición oficial respecto.

“La inestabilidad y cambio en las reglas del juego ahuyenta la inversión de empresas. Países que han cambiado las reglas en el pasado han perdido miles de puestos de trabajo y cientos de empresas han buscado nuevos destinos para sus operaciones. Entre todas las soluciones propuestas, aquellas de acudir a más impuestos al régimen de Zona Franca responden a intenciones contrarias a la creación de oportunidades”, advirtió de seguido la entidad.

Al defender el régimen, que otorga incentivos a las compañías para que se instalen en Costa Rica, particularmente la exoneración de impuestos sobre las ganancias, Cinde recordó que por cada dólar de incentivo fiscal, las empresas de zona franca contribuyen con $2,5 a la economía en salarios, cargas sociales, entre otros.

Argumentó que en el 2018 las empresas del Régimen de Zona Franca aportaron $508 millones a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Ese monto, añadió, es dos veces el presupuesto estimado para construir el hospital de Puntarenas; representa el 11% de los ingresos por contribuciones a la CCSS y un 7,4% del presupuesto.

Ademas, esas compañías aportaron $32 millones al Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), en el 2018, según cifras dadas por la Coalición.

A eso se añade, según Cinde, que el 47% de compras totales registradas por dichas empresas fue a empresas locales, por un monto de $2.203 millones en el 2018. El encadenamiento se concretó con 4.000 pequeñas y medianas empresas costarricenses.

En total, 325 empresas multinacionales están actualmente en Costa Rica bajo ese régimen.