Patricia Leitón. 1 julio
Parada de buses de San Pedro, en Cuesta de Moras. Los autobuseros esperan que la Aresep realice el ajuste en las tarifas para reconocerles los nuevos impuestos que ellos deberán pagar. Foto: Rafael Pacheco
Parada de buses de San Pedro, en Cuesta de Moras. Los autobuseros esperan que la Aresep realice el ajuste en las tarifas para reconocerles los nuevos impuestos que ellos deberán pagar. Foto: Rafael Pacheco

Las empresas autobuseras, los taxistas y los expendedores de combustibles tendrán que comenzar a pagar el IVA (impuesto al valor agregado) a partir de este 1° de julio por los servicios que ellos requieren (por ejemplo, contadores); sin embargo, como los bienes y servicios que ofrecen están exentos del tributo y además son fijados por ley, no podrán trasladar todavía ese costo al consumidor.

Mediante un comunicado del 25 de junio la Aresep informó que ya los modelos de cálculo tarifario contemplan los impuestos indirectos, como el IVA, y que cuando dispongan de la información sobre el costo final de esos insumos, se podrán incorporar a la tarifa mediante un alza.

No obstante, Silvia Bolaños, presidenta de la Cámara de Transportes, explicó que no tienen claridad sobre el tema, pues el transitorio XV de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas establece que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) deberá realizar,dentro de los seis meses inmediatos a la publicación de esta ley el ajuste tarifario nacional, en lo que corresponde al impuesto al valor agregado, para el sector transporte público, lo cual debió suceder el 4 de junio pasado.

Y el transitorio XVIII señala que hasta que la Aresep realice dichos ajustes que reconozcan los costos en la operación de los servicios públicos regulados aplicará lo establecido en la nueva ley, por lo que tienen duda si ya deben de empezar a pagar el IVA en los servicios que adquieren.

“Nosotros hemos retimido dos oficios a la Aresep y a Tributación para que se nos indique cuál va a ser el procedimiento (...)”, comentó Bolaños.

Transporte de combustible

Los expendodores de combustible están en una situación parecida, pues el combustible está exento, pero el transporte debería estar gravado, según explicó el director general de Tributación, Carlos Vargas.

“El transporte no está expresamente exonerado, entonces como el transporte es un servicio eventualmente estaría gravado, al estar gravado el transportista tendría que cobrar el impuesto en el servicio que está dando y eso eventualmente iría al costo del gasolinero”, señaló.

La Aresep es la que tiene que hacer la revisión y el estudio de los costos en el proceso de fijación de precios del combustible para determinar si hay impacto o no, señaló Vargas.

“Quien va pagar si se impone el cobro a ese servicio público sería los consumidores. Aresep tendrá que definir la metodología para incorporarlo al precio”, comentó José Miguel Masís, director ejecutivo Cámara de Empresarios Expendedores de Combustible.

Alan Saborío, socio director de Deloitte, explicó que el tema del transporte de combustible todavía no parece claro.

“El tema no parece estar definido aún, pues de la redacción del artículo 9 inciso 12) de la Ley del IVA no queda claro si el transporte de combustible se encuentra cubierto por la no sujeción aplicable a la venta de combustibles, así como a las materias primas e insumos utilizados en los procesos de refinación y fabricación”, comentó.