Óscar Rodríguez. 7 diciembre, 2018
La inversión de las entidades financieras en Hacienda pasó de ser el 19% del saldo total de deuda interna, en setiembre del 2017, al 15% durante este año. Foto: Rafael Pacheco
La inversión de las entidades financieras en Hacienda pasó de ser el 19% del saldo total de deuda interna, en setiembre del 2017, al 15% durante este año. Foto: Rafael Pacheco

El sistema bancario costarricense disminuyó sus inversiones en bonos de deuda interna del Gobierno, en el último año.

Los 14 bancos con operación en el país, entre públicos y privados, reportaron un saldo invertido de ¢1,92 billones a setiembre pasado, en instrumentos emitidos por el Ministerio de Hacienda en el mercado local, según datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Tal situación significó una reducción cercana al 15,5%, comparado con el mismo mes del 2017, cuando el monto ascendió a ¢2,28 billones.

En contraste, las cooperativas, mutuales y financieras elevaron en 55% sus inversiones en títulos de Hacienda.

El registro del Banco Central muestra que el saldo de tenencia de títulos de deuda pasó de ¢160.706 millones, en setiembre del año pasado, a ¢249.708 millones, al mismo mes del 2018.

La adquisición de títulos de deuda de Hacienda por parte de entidades financieras es relevante para el financiamiento de los gastos del Gobierno.

Según el registro del BCCR, a setiembre pasado, el sistema financiero supervisado aglutinaba el 15% del saldo de la deuda interna total de ¢14,6 billones.

Mientras que, al mismo periodo del 2017, poseían el 19% del saldo de deuda interna, de ¢12,5 billones.

Desglose y razones

Los bancos públicos son los que más redujeron, en los últimos 12 meses, sus inversiones en Hacienda.

A setiembre pasado, el saldo del Banco Nacional, Banco de Costa Rica (BCR) y el Banco Popular era de ¢1,3 billones, lo cual significó una reducción del 23% frente al mismo mes del 2017.

Entre las razones de la baja se encuentra la necesidad de recursos para pagar deuda externa. Tanto el Nacional como el BCR cancelaron, este año, $500 millones, cada uno, de emisiones hechas en el extranjero en el 2013.

Parte del dinero se tomó de sus inversiones en dólares en Hacienda, confirmaron ambas entidades.

“Se tomaron esos recursos (invertidos) para pagar otros pasivos, lo cual ya estaba programado dentro de los flujos del Banco”, dijo Reinaldo Herrera, director general de Finanzas del Banco Nacional.

El Banco de Costa Rica también pagó, en agosto anterior, una emisión de $500 millones que realizó en el extranjero para lo cual utilizó parte del dinero invertido en Hacienda.

Otra de las razones de la reducción en el saldo de tenencia de títulos de Gobierno fue el aumento del riesgo país por la situación fiscal.

Rossy Durán, gerente corporativa de Finanzas del BCR, dijo que la entidad estableció entre su análisis de riesgo un seguimiento a las emisiones de Hacienda.

La entidad financiera, manifestó Durán, no tiene claro si el próximo año continuará la reducción o se revertirá, pues dependerá de la evolución del crédito en el 2019.

El Banco Popular confirmó, mediante su Oficina de Comunicación Corporativa, que periódicamente evalúan las emisiones por las cuales está constituido el portafolio de inversiones.

“Se valoran las fortalezas, además de la liquidez de los instrumentos, la bursatilidad que poseen, así como posibles riesgos que se pudieran llegar a presentar en el futuro”, detalló la entidad.

En el caso de la banca privada comenzó a presentarse una desaceleración en las inversiones de bonos de Hacienda durante este año.

A setiembre pasado, el saldo en conjunto de 11 entidades ascendió a ¢624.341 millones, es decir, 5,3% de incremento frente a los ¢592.586 millones, muestran los datos de Hacienda.

Annabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras, recalcó que en el último año hubo mucha incertidumbre por la situación fiscal del Gobierno y repercutió en las decisiones.

“El comportamiento del crédito será determinante para decidir la canalización final de los activos productivos durante el 2019”, afirmó Ortega.

En el caso de las cooperativas, la inversión a setiembre pasado en estos instrumentos tuvo un saldo de ¢157.319 millones (52% más que el año pasado); las mutuales, ¢70.810 millones (86% más), y en las financieras, ¢21.579 millones (24% más).