Patricia Leitón. 2 julio
La Nación consultó a la empresa Uber y se espera respuesta. Foto: Mayela López
La Nación consultó a la empresa Uber y se espera respuesta. Foto: Mayela López

El Banco Popular analiza cobros sorpresivos de Uber Eats con tarjetas de débito, que han denunciado los clientes.

“La situación que usted indica efectivamente es un tema que tiene ocupadas a las instituciones financieras en este momento”, respondió el Banco Popular a la consulta.

La Nación consultó a la empresa Uber y espera respuesta. También se consultó al BAC Credomatic y al Banco de Costa Rica sobre si han tenido denuncias similares.

“En BAC Credomatic no hemos recibido, por ninguno de los canales que tenemos a disposición de nuestros clientes, reclamos –fuera de lo habitual– respecto a la consulta planteada”, indicó la entidad.

El Banco de Costa Rica (BCR) respondió que el reclamo por compras por Uber Eats por parte de clientes es una situación común, dentro de los motivos de reclamos o contracargos.

“Sin embargo, en la mayoría de los casos estos casos son declinados por parte de las franquicias (Visa y Mastercard) pues el comercio (Uber Eats, en este caso) logra confirmar la legitimidad de las transacciones donde incluso se remite por parte del comercio la evidencia de la transacción, muchas de ellas realizadas por los propios clientes o familiares directos de éstos”, indicó el BCR.

Esta entidad financiera añadió: “En estos casos, los clientes han confirmado haber olvidado la autorización de inclusión de su cuenta en la apertura del servicio de Uber Eats del familiar”.

Más compras digitales, más riesgo de fraudes

El Banco Popular explicó, por medio de la oficina de comunicación, que ante la situación de la pandemia y sus múltiples efectos, en el ámbito mundial el uso de tarjetas en sitios de Internet para consumo por servicios de entrega se ha incrementado, lo que ha sido visto como una oportunidad para los delincuentes dedicados a promover por ese canal transacciones fraudulentas.

Precisamente, el lunes 29 de junio, Mastercard publicó un estudio global, realizado en 15 mercados, incluyendo varios países de América Latina, en el cual muestra un aumento en los pagos digitales a medida que el comercio electrónico alcanza niveles sin precedentes en todo el mundo.

“En América Latina, desde el comienzo de la pandemia, dos tercios de los encuestados afirman que están usando menos efectivo o que no lo usan en absoluto”, señala un comunicado de Mastercard sobre el estudio.

Añade que, por primera vez, los pagos en línea superaron los pagos en tienda física en el primer trimestre del 2020, donde el 41% de los consumidores mundiales informan que van a comprar más en línea en las próximas dos semanas en comparación con las dos semanas anteriores.

Sistemas de seguridad

Sobre el caso del Banco Popular, la institución indicó, en su respuesta, que cuenta con sistemas de seguridad de avanzada.

“El Banco tiene a disposición de todos los clientes de tarjetas de débito y de crédito múltiples medidas de seguridad como, por ejemplo, el servicio gratuito de notificación de transacciones, con el fin de que éste les sirva para sus controles de gastos, pero, además, para alertarles de situaciones anormales”, señaló la entidad.

Añadió que ninguna institución financiera y ninguna tarjeta están exentas de la posibilidad o intentos de fraude electrónico.

“Por lo mismo, como Banco hemos implementado nuevas y diversas medidas de control y reglas de negocio que permiten determinar cuándo estamos en presencia de transacciones fraudulentas y proceder con la denegación de éstas”, señaló el Popular.

“No obstante, las estrategias de esta modalidad de delincuencia también van evolucionando (por ejemplo, mediante el uso de robots, algoritmos, etc.), por lo que siempre cabe posibilidad de que alguna de estas transacciones pueda llegar a ser aprobada y, por supuesto, al determinar que el cliente no ha participado en la transacción, se procede a la devolución en un muy corto plazo de tiempo de los dineros (hasta cinco días)”, añadió la oficina de comunicación.

El protocolo que se sigue en la entidad en estos casos, después de recibir la llamada de la denuncia, es asignar un número de gestión en el sistema para el control de la atención, reintegrar los recursos y generar el cobro al comercio (por ejemplo, Uber Eats) por medio de un contracargo.

La Oficina explicó que los canales disponibles para el reporte de este tipo de fraude son, principalmente, el centro de llamadas de Tarjetas (800-2570422) que funciona las 24 horas, todo el año; el servicio de Banca Fácil (2202-2020) entre semana y antes de las 8 p. m., así como las oficinas comerciales.

“Efectivamente, en las últimas semanas se ha presentado un alto nivel de saturación de estos canales, dado que a las consultas o reportes normales de clientes en medio de la emergencia actual que vive el país se han sumado consultas sobre temas como Bono Proteger, medidas de cuidado de salud en oficinas, pago de pensiones, etc. Estamos tomando acciones para su reforzamiento y disminución de tiempos de espera”, señaló la Oficina.