Esteban Ramírez C.. 8 marzo
15/12/2017 San José. Fachada del Banco Cantral. Foto: Rafael Pacheco
15/12/2017 San José. Fachada del Banco Cantral. Foto: Rafael Pacheco

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) firmó, este jueves 8 de marzo, el Crédito de Apoyo a la Balanza de Pagos por $1.000 millones, con el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

El préstamo es a un plazo de tres años, con un año de gracia. La firma del acuerdo se realizó en la ciudad de Bogotá, Colombia, entre el presidente del BCCR, Olivier Castro, y José Darío Uribe, presidente ejecutivo del FLAR, informó la autoridad monetaria costarricense mediante un comunicado de prensa enviado la noche de este jueves.

Castro explicó, desde Bogotá, que los recursos ingresarán al país en los próximos días y que estos serán destinados a fortalecer la posición de reservas internacionales y a contribuir a mantener la estabilidad macroeconómica del país.

En octubre del 2017 el directorio del FLAR aprobó la concesión del crédito y el inicio formal de las gestiones para la correspondiente firma.

Este crédito, aprobado en octubre pasado, es una de las acciones que anunciaron las autoridades del Banco Central, en junio del 2017, luego de la presión que hubo en el mercado cambiario.

Meses atrás, se presentó una fuerte presión al alza en el tipo de cambio debido a una mayor demanda de divisas y una menor oferta.

El dólar en el mercado mayorista llegó a subir hasta ¢595,28, el 24 de mayo, pese a la fuerte intervención del Banco Central con la venta de dólares.

En la primera mitad del año pasado, el Banco perdió cerca del 10% de sus reservas monetarias para estabilizar al dólar. Luego las recuperó parcialmente hacia diciembre, pero en las últimas semanas comenzaron a bajar de nuevo y el saldo neto ronda, actualmente, los $6.957 millones.

En una entrevista con La Nación, en octubre, Castro negó que la necesidad de este crédito respondiera a algún tipo de crisis en la balanza de pago, sino que más bien se originaba en la necesidad de fortalecer el nivel de reserva con fines preventivos y disuasivos.

“Es preventivo, disuasivo. (Disuasivo) en el sentido de que si en algún momento quisieran apostar algo en contra del Banco, pues se van a encontrar con un banco que tiene una posición de reservas mucho más fuerte que en otra circunstancia. Preventivo en el sentido de que el Banco busca mostrar que tiene una posición muy fuerte en divisas y que eso es conveniente para el país”, afirmó en ese momento.