Patricia Leitón. 7 abril
Foto en supermercado Panterd en San Antonio de Escazú. El pago con tarjeta provee seguridad al comercio y más higiene para ambos, en especial, si se usa la tecnología
Foto en supermercado Panterd en San Antonio de Escazú. El pago con tarjeta provee seguridad al comercio y más higiene para ambos, en especial, si se usa la tecnología "sin contacto". Foto: Albert Marín.

El Banco Central tiene plazo hasta setiembre para definir las comisiones máximas que pagarán los comercios a quienes les brindan los servicios de los datáfonos; no obstante, procura sacar la tarea antes.

“Con el trabajo que el Banco Central lleva avanzado, se espera tener el proceso interno finalizado en un periodo cercano a los tres meses. Este periodo contempla la elaboración del reglamento y la metodología para la definición de las comisiones, incluida la consulta pública que exige la ley”, informó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central.

La Ley N.° 9831, Comisiones Máximas del Sistema de Tarjetas, está vigente desde el 24 de marzo del 2020, y establece en su artículo 4 que el Banco Central de Costa Rica determinará las comisiones máximas de intercambio que podrán cobrar los emisores.

“Asimismo, deberá determinar las comisiones máximas de adquirencia y límites máximos a otras comisiones y cargos que establezcan los proveedores de servicio por el uso de los dispositivos de pago, independientemente de su denominación”, añade el artículo.

Las comisiones que pagan los comercios a las entidades adquirentes que les suministran el datáfono, y toda la red para aceptar pagos con tarjeta, son las de adquirencia.

Las entidades adquirentes pagan, a su vez, una comisión de intercambio a los emisores de las tarjetas que pasan por sus datáfonos. Si la tarjeta del cliente es del proveedor del datáfono no se paga comisión de intercambio, solo si es diferente, por ello es que algunas veces hay varios datáfonos en una caja.

Comisiones por cobros con tarjeta
Comisiones por cobros con tarjeta

“Este es un trabajo que, por sus implicaciones, debe abordarse con sumo cuidado y rigurosidad técnica. Para cumplir con esa meta, el Banco Central ya está trabajando varios temas en paralelo: por un lado, se está diseñando un conjunto de cuestionarios para enviar a las entidades financieras y a las marcas internacionales para recoger información que luego se utilizará como parte del estudio que exige la legislación, para lo cual también se está tomando la experiencia de otros bancos centrales y analizando estudios especializados hechos en Europa”, explicó Cubero.

“Por otra parte, ya se está elaborando el reglamento que dará operatividad a la ley. Este reglamento contemplará las tasas de intercambio y adquirencia que se establezcan, así como otros elementos que la propia legislación obliga a definir”, añadió el presidente del emisor.

La Ley también señala que el Banco Central de Costa Rica deberá otorgar a los emisores un periodo hasta de dos meses que les permita realizar los cambios tecnológicos necesarios, para pasar de las comisiones vigentes a las nuevas comisiones máximas y cargos establecidos.

Actualmente, dichas comisiones varían según la actividad comercial. De acuerdo con la Cámara de Comercio generalmente son de 1% para gasolineras, 2% para supermercados y 4% para el resto de comercios y en otras actividades pueden ser mayores y no se distingue si el pago es con tarjeta de crédito o débito.

Según información proporcionada por el Banco Central de Costa Rica, en diciembre del 2018, en otras regiones, los bancos centrales han regulado las comisiones de intercambio, por ejemplo, el Banco Central Europeo definió una comisión de 0,2% para tarjetas de débito y de 0,3% para tarjetas de crédito; el de Argentina de 0,8% para débito y 1,65% para crédito y el de la Reserva de Sudáfrica de 0,53% para débito y 1,83% para crédito.

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, comentó que esta ley no fue concebida en el marco de la emergencia que vive el país por el nuevo coronavirus; sin embargo, su implementación ayudará a recuperar este sector luego de la crisis.

“Ya en tres meses (...), en teoría, hemos pasado la parte más delicada y difícil del tema de la pandemia y será ya una buena medida en aras a la recuperación económica del país”, comentó Elizondo.