Óscar Rodríguez. 31 julio
La baja en tasas de interés acordada por la FED, este 31 de julio, reducirá la presión para los deudores cuyos préstamos en dólares están ligados a la evolución de la tasa Prime. Foto: Albert Marín.
La baja en tasas de interés acordada por la FED, este 31 de julio, reducirá la presión para los deudores cuyos préstamos en dólares están ligados a la evolución de la tasa Prime. Foto: Albert Marín.

La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (la FED) de reducir sus tasas de interés implicará un entorno más positivo para la colocación de eurobonos, por $1.500 millones, que tiene prevista el gobierno costarricense.

El Comité Federal de Mercado Abierto, órgano director de la FED, decidió este 31 de julio bajar su rango de tasas de referencia a entre el 2% y el 2,25%, desde el 2,25% y 2,50% en el cual estaban ubicadas.

Dicho interés es utilizado para determinar las tasas de entidades financieras internacionales e influyen en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, principal indicador para determinar las tasas de los títulos de deuda de países emergentes como Costa Rica.

Mariela Alvarado, directora de Inversiones y Depósitos de Scotiabank, comentó que cuando el Gobierno salga al mercado internacional a colocar la deuda externa ya estará incorporado la reducción de tasas.

“El Ministerio de Hacienda estará en capacidad de ofrecer una tasa de interés menor, lo cual comprometerá en menor medida el servicio a la deuda y representa una buena oportunidad para pagar deuda que ya está en circulación”, destacó la especialista.

Para Johnny Mora, director de Fondos Financieros de Grupo Financiero Acobo, junto al menor costo de captación para Hacienda, puede darse un aumento de recursos de inversionistas en busca de mejores rendimientos en países emergentes.

La decisión de la Reserva Federal también podría implicar una reducción en la presión en el pago de las cuotas de créditos en dólares para los deudores costarricenses.

"Para aquellos deudores cuya tasa de interés esté ligada a la tasa Prime, significaría una reducción de 25 puntos porcentuales sobre la tasa de interés actual, al momento de revisión de la tasa de interés", destacó Rossy Durán, gerente Corporativa de Finanzas del Banco de Costa Rica (BCR).

Hasta mayo anterior, el sistema financiero nacional tenía colocados préstamos en moneda extranjera a personas físicas por un saldo de $6.000 millones. El 90% de dicho monto está en manos de clientes cuyos ingresos son en colones, según la Superintendencia General de Entidades Financieras.

Para los inversionistas en instrumentos bursátiles en moneda extranjera, Durán no prevé efectos pues la baja de tasas de la FED ya estaba descontada. “Ya se ha visto un efecto al alza en el precio de los títulos valores”, sostuvo.

José Rafael Brenes, director general de la Bolsa Nacional de Valores, indicó que habrá una mejora en la valoración de las carteras, de las inversiones ya efectuadas.

“Pero los nuevos inversionistas se encontrarán rendimientos menores por lo que deberían de valorar o comparar los rendimientos de invertir en dólares o en colones, de acuerdo a los plazos y el riesgo deseado”, destacó Brenes.

Amenaza latente

La decisión de la Reserva Federal de reducir sus tasas se fundamentó, principalmente, en un temor de que haya una descaleración en la economía estadounidense.

Por tal razón, hubo una actuación anticipada del Comité Federal de Mercado Abierto para estimular la actividad económica.

Para José Luis Arce, director de FSC Análisis & Estrategia, el origen del acuerdo de la FED es una “mala noticia” para la economía costarricense.

“Este movimiento en tasas tienen efectos favorables en el corto plazo, pero la razón que motiva a la FED a tomar esta decisión es el miedo a la desaceleración económica algo que nos golpearía en el mediano plazo si efectivamente se diera”, advirtió Arce.

Brenes resaltó que para Costa Rica es importante que el mercado estadounidense marche con un buen dinamismo.

“Desde el punto de vista comercial, la medida preventiva genera más tranquilidad por el estímulo que representa para la demanda de nuestros productos”, añadió.

La Reserva Federal dejó abierta la posibilidad de efectuar nuevas reducciones a sus intereses, si la evolución de la economía estadounidense se ralentiza.