Por: Óscar Rodríguez.   3 julio
La Caja efectuó dos inversiones por ¢11.600 millones con recursos de cuotas obrero-patronales, criticadas por la Auditoría Interna, pues se hicieron pese a tres recomendaciones de no ejecutarlas. Foto: Marcela Bertozzi.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) efectuó dos inversiones por ¢11.606 millones que no cumplieron con las reglas de seguridad financiera en el manejo de los recursos de las contribuciones obrero-patronales y del Estado.

La Auditoría Interna de la institución comprobó que la Dirección de Inversiones compró títulos valores de dos bancos privados, pese a que tres dependencias de la entidad autónoma advirtieron sobre la inconveniencia.

"Se adquirieron títulos valores de dos emisores que no disponían de la seguridad financiera para su colocación, situación que fue señalada por el Comité de Inversiones IVM, Área Administración del Riesgo y el Comité de Riesgos", se señala en el informe ASF-11-2018, del 16 de febrero anterior.

La Auditoría Interna de la CCSS advirtió a la Gerencia de Pensiones, desde el año pasado, sobre el riesgo en que se incurrió con dichas inversiones.

"Se verificó que la Dirección de Inversiones ejecutó inversiones financieras en apariencia inconsistente en detrimento a los procedimientos establecidos en la normativa actual (de la Caja)", se enfatiza en el documento.

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones, confirmó que en la adquisición de los bonos no se siguieron las recomendaciones preventivas internas de no comprar bonos de dos entidades financieras.

"No hubo ninguna afectación patrimonial. La inversión ya se hizo, se venció el año anterior y se recuperaron el 100% de los recursos", dijo Barrantes.

Los recursos corresponden a parte del aporte de trabajadores y patronos hecho al Seguro de Salud y el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

Detalle de operaciones

Las inversiones criticadas por la Auditoría de la Caja se efectuaron en marzo del 2017.

Los títulos adquiridos por la institución autónoma fueron de corto plazo –menos de un año–, pues para noviembre del año anterior el dinero fue devuelto a la CCSS, confirmó Barrantes.

Las operaciones investigadas correspondían al 10% de las colocaciones hechas por el IVM y el Seguro de Salud en instrumentos del sector privado, las cuales ascendieron a ¢119.977 millones a marzo del año pasado, según los estados financieros de dichos regímenes.

Ver más!

En total, las inversiones a corto plazo de ambos seguros reportaron un saldo de ¢432.865 millones, cuando se incluyen las emisiones de instituciones públicas como el Ministerio de Hacienda, el Banco Central y los bancos estatales.

La Caja efectúa inversiones de corto plazo, con los recursos de cuotas obrero-patronales, principalmente para garantizar a fin de año el dinero necesario para el pago de los aguinaldos de sus trabajadores y de los pensionados por el régimen de pensiones.

Sin sanción

La CCSS efectúo una pesquisa, ante las observaciones de la Auditoría y no estableció ninguna sanción administrativa contra funcionarios, pese a determinar que sí hubo una anomalía.

"La investigación recomendó mejorar algunos aspectos de control interno de los procesos de inversión, los cuales ya se aplicaron", expresó Barrantes.

El Gerente de Pensiones explicó que los títulos adquiridos a los dos bancos privados cumplían con la normativa de la Superintendencias General de Valores (Sugeval).

Sin embargo, contaban con una advertencia a lo interno de la Caja para no destinar recursos a ningún instrumento de ambos emisores, ante observaciones hechas por calificadoras de riesgo el año anterior.

"Era un tema preventivo en el que se recomendaba no seguir, por un tiempo, haciendo inversiones en esos emisores en particular", destacó el jerarca.

Una de las órdenes dadas en la institución, luego del informe de Auditoría, es que la Dirección de Inversiones deberá justificar técnicamente si compra bonos de un emisor al cual se ha recomendado no seguir invirtiendo recursos.

Entrevista Jaime Barrantes
Gerente de Pensiones: 'No hubo afectación patrimonial'

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), aceptó que el año pasado hubo una recomendación interna para no invertir recursos de la institución en dos entidades financieras que no atendida.

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la CCSS. Foto: Andrés Arce.

– ¿Por qué se invirtieron recursos en dos bancos si se había recomendado no hacerlo?

– Los montos invertidos en entidades financieras del sector privado están acordes con la normativa. A veces, por situaciones especiales, se toman acuerdos prudenciales de no hacer nuevas inversiones.

"La Auditoría advirtió de que había un acuerdo prudencial y debía investigarse que se estuviera cumpliendo. Si la inversión se hizo, no implica que fue ilegal porque los bancos cumplen con la normativa de Sugeval".

– La Auditoría sí señaló que no se cumplió con normativa de la Caja al hacer la inversión. ¿Cuál fue el resultado de la investigación?

– Ya se realizó y concluyó que no hubo ninguna afectación patrimonial en el IVM y recomendó mejorar aspectos de control interno (en las inversiones).

"Fue una inversión que ya se hizo, venció el año anterior y se recuperaron el 100% de los recursos".

– ¿Hubo algún riesgo en las inversiones? La Auditoría señaló que tres órganos de la Caja advirtieron que la inversión no debía hacerse.

– Todas las inversiones tienen riesgo, sea que estén fundamentadas en criterios técnicos o tengan advertencias preventivas. Pero siempre hay un constante monitoreo.

"El tema era preventivo, donde se recomendaba no seguir haciendo inversiones, por un tiempo, en un emisor por particular.

"La Auditoría nos indica investigar la situación y corregirla para que no se presente más. Y si (la Dirección de Inversiones) se va a apartar por A o por B de una recomendación específica, que se den justificaciones.

– ¿La advertencia era para no invertir en un título o en el emisor?

– Era en el emisor por una situación particular, pues pasan por distintos momentos en que las calificadoras de riesgo dan advertencias.

"Entonces, son situaciones que no sacan al emisor del marco normativo, pero preventivamente se recomienda no hacer inversiones a nivel de gestión interna (de la Caja).

"Es una apreciación muy particular de nosotros como inversionistas, no necesariamente sea una apreciación del mercado".

– ¿La investigación determinó si era necesario hacer un procedimiento sancionatorio contra algún funcionario?

– Se hicieron entrevistas con los funcionarios que hicieron la inversión y dieron su interpretación del hecho.

"Al final, se dio una advertencia de fortalecer a futuro los controles para que una situación de esta no vuelva a ocurrir".