Por: Patricia Leitón 27 noviembre, 2013

Radiográfica Costarricense (Racsa) pasó de ser líder en el mercado de Internet a registrar pérdidas de $20 millones en el 2011.

En el 2012, según informaciones publicadas por este diario, las pérdidas rondaron los $13 millones, tras la reducción de gastos operativos.

Para este año, la esperanza es estabilizar sus finanzas, luego de la firma de convenios con entidades públicas, que le dejarían ingresos por unos $75 millones.

En el informe de presupuestos públicos de la Contraloría General de la República del 2012 se menciona que el presupuesto de Racsa, para el 2012, fue un 23% menor respecto al del 2011 debido a la disminución de ingresos percibidos por concepto de venta de bienes y servicios, tras la segmentación de mercado.

No fue posible conversar ayer con Hernán Acuña, director ejecutivo de Racsa, con un jerarca del ICE (su casa matriz) y con el ministro de Ciencia y Tecnología, Alejandro Cruz, rector del sector de telecomunicaciones, para conocer sobre los resultados esperados para este año y el futuro de la empresa.

El origen. Según las informaciones publicadas por este diario, el problema que dio origen a las dificultades financieras de Racsa es que antes rentaba a las cableras la fibra óptica y la infraestructura para dar los servicios.

Al abrir el mercado de las telecomunicaciones, en el 2008, las cableras establecieron sus propios negocios para competir con Radiográfica.

En el 2012, la empresa firmó unos 40 convenios para la prestación de servicios a entidades públicas, con lo cual procura estabilizar sus finanzas.

En su página de Internet, Racsa dice que actualmente está enfocada en ser la “empresa de la innovación en Costa Rica”, aportando soluciones especializadas al mercado, principalmente, al sector gobierno, pero también a municipalidades, cooperativas y pymes, además de los mercados residencial y empresarial.