María Fernanda Cisneros. 4 noviembre, 2019
El ahorro en dólares es preferido tanto en cuentas de ahorro, como en depósitos a plazo. También, los activos en dólares de los fondos de inversión crecen mucho más que en colones. Fotografía con fines ilustrativos. Foto: Mayela López
El ahorro en dólares es preferido tanto en cuentas de ahorro, como en depósitos a plazo. También, los activos en dólares de los fondos de inversión crecen mucho más que en colones. Fotografía con fines ilustrativos. Foto: Mayela López

Los ahorrantes costarricenses mantienen una preferencia por guardar su dinero en dólares, por encima de hacerlo en moneda nacional.

Los ahorros en colones no solo resultan menos atractivos sino que, también, dejaron de crecer.

Esta inclinación hacia la moneda extranjera se reproduce en cuentas de ahorro, certificados de depósito a plazo y hasta en los fondos de inversión.

La desaceleración económica que atraviesa la producción en Costa Rica y la desconfianza en cómo evolucionará la economía así como la situación fiscal, entre otras razones, llevan a pensar que es mejor invertir en una moneda más fuerte, como el dólar.

A setiembre pasado, las cuentas en dólares crecían 5,2% de forma interanual, pero en colones se mantenían estancadas. El saldo de los certificados en dólares se aceleró a un ritmo del 3,7% respecto al año pasado, mientras en moneda nacional decreció.

Este comportamiento se replica en el mercado de valores. Los activos de los fondos de inversión en dólares, crecieron 10,3%, y la contraparte en moneda nacional se contrajo, luego de mostrar mejores resultados en el 2018.

¿Qué hay detrás de este comportamiento del ahorrante?

Las mayores tasas de interés ofrecidas por el Gobierno en dólares, en las emisiones que realiza, son parte de la explicación, según el Banco Central.

Se observa una preferencia por el ahorro en dólares, especialmente en el agregado más amplio de la riqueza financiera total (RFT), debido, entre otros factores, a las mayores tasas de interés ofrecidas por el Gobierno en el mercado de valores local, cita el Informe Mensual Coyuntura Económica para setiembre 2019.

Por lo anterior, existen también ventajas interesantes de ahorrar en dólares, explicó José Luis Arce, director de FCS Capital.

Los agregados monetarios (la liquidez en sus diferentes formas, es decir, el efectivo en circulación, los pasivos más líquidos en instituciones financieras, y la riqueza) muestran una desaceleración como un todo, pero al detallar el comportamiento por moneda, los dólares aceleran el paso y los colones decrecen.

La riqueza financiera en dólares pasó de representar 30,5% en setiembre del 2016 a 35,3% al mismo mes del 2019.

Por otro lado, está la desconfianza que aún sienten los consumidores en la economía local.

En la medida en que se ha deteriorado el perfil fiscal del país y las perspectivas económicas, las personas favorecen el ahorro en dólares, apuntó Adriana Rodríguez, economista.

“El inversionista siente mayor seguridad y protección anta la devaluación del colón. Esto podría cambiar en la medida que el ahorrante vea estabilidad en la moneda y se dé la recuperación de la economía”, anotó Víctor Chacón, director ejecutivo de la Cámara de Fondos de Inversión (CAFI).

La contracción del ahorro en colones en sí misma también es consecuencia de una población con ingresos disponibles a la baja.

El ingreso promedio por hogar, en Costa Rica, decreció 0,18% a octubre del 2019, respecto al mismo mes del año pasado, según resultados de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho, de octubre 2019), del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

El cambio fue de ¢1.784, para un total por hogar de ¢1.016.358. Los ingresos de los hogares además, ya habían caído 1,6% en el 2018.

Esta realidad limita la capacidad de ahorro ante una economía que se desacelera, añadió Rodríguez.

El ahorro en dólares robó un poco de la participación en el saldo total del ahorro en esos productos financieros, a setiembre, respecto a hace un año atrás.

Por ejemplo, los activos en dólares crecieron tres puntos porcentuales dentro del pastel de repartición de los recursos totales que administran los fondos de inversión.

En este tipo de instrumentos siempre ha existido mayor propensión a ahorrar en moneda extranjera, pero el comportamiento se acentuó.

Algunas recomendaciones

De entrada, es importante que el ahorrante o inversionista diversifique sus recursos entre ambas monedas, e inclusive, en diferentes instrumentos, todo según sus requerimientos.

Si se estima gastar en colones en el corto plazo lo mejor es mantener el dinero en esa moneda dado que no se esperan movimientos importantes en el tipo de cambio y, quizás, en dólares el ahorro para el largo plazo, dijo Chacón.

El cambio constante de una moneda a otra no es recomendable, puesto que puede terminar saliendo más caro.

Lo mejor es buscar asesoría de profesionales, aun más si se piensa invertir en un fondo de inversión.