Por: Patricia Leitón 24 julio, 2014

A partir del 2013, el Gobierno aumentó los préstamos externos para financiar su déficit, lo cual ayudó a frenar el crecimiento del pago de intereses.

El faltante del Gobierno surge del exceso de gastos sobre los ingresos, los cuales provienen, principalmente, de impuestos. Para cubrirlo, el Estado puede acudir a créditos internos o externos.

Antes del 2013, el financiamiento era, en su mayoría, interno, que exige tasas de interés más altas. A partir de ese año, el externo creció y como tiene intereses más bajos, este gasto se desaceleró, explicó el ministro de Hacienda, Helio Fallas.

El pago por intereses pasó de crecer un 24% en el primer semestre del 2013 a un 6,5% en los primeros seis meses de este año. Esta erogación representa un 13% del gasto total.

Manuel Zúñiga, profesor de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional, explicó que el financiamiento externo tiene ventajas y riesgos.

Las ventajas son que se resta presión al alza a las tasas de interés en colones, así como que puede resultar menos caro.

Los riesgos son que si no hay mejoras concretas en el balance fiscal, la prima por riesgo país que nos exigirán afuera, será más alta y, con ello, el costo de ese financiamiento en el exterior será más caro.

Además, las empresas de riesgo internacional podrían mantener la calificación de Costa Rica en perspectiva negativa o evaluar deteriorar la nota, lo cual se traduciría en el pago de mayores rendimientos o en recargar, de nuevo, el financiamiento local.

Precisamente, ayer el ministro de Hacienda entregó los resultados fiscales del primer semestre, en los cuales el déficit del Gobierno Central alcanzó ¢699.555 millones; esto representa un 2,6% de la producción del país.

El resultado es poco superior al 2,3% de la producción del primer semestre del año anterior.

En el incremento influyó un aumento en los gastos por transferencias y un menor crecimiento del impuesto a las utilidades.

El ministro Fallas espera que en el segundo semestre del año las medidas aplicadas comiencen a producir frutos, de manera que el déficit se reduzca.