Patricia Leitón.   14 octubre, 2018
Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Raúl Blanco Cervantes, en San José. El envejecimiento de la población implicará una demanda de trabajadores de salud y cuidado, prevén expertos de la OIT. Fotografía: Jose Díaz.

No se conoce cuáles serán los empleos que habrá en el futuro; sin embargo, los cambios demográficos, la revolución tecnológica y el deterioro ambiental son tendencias que abren oportunidades de empleo.

Así lo comentaron especialistas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la 19° Reunión Regional Americana, que se celebró en Panamá del 2 al 5 de octubre.

Una de las áreas donde se vislumbra una fuerte demanda de trabajadores es en lo que se ha denominado "la economía del cuidado” que implica la atención de adultos mayores y niños debido al cambio demográfico.

Cambios demográficos

José Manuel Salazar, director regional de la OIT, explicó que hasta ahora la proporción de personas de 65 años y más respecto a la población total ha sido menor a la proporción de personas entre 15 y 29 años.

No obstante, el primer grupo crece y el segundo decrece y se prevé que para el año 2050 las proporciones se igualarán.

“Esto abre una oportunidad de creación de empleo por el gran crecimiento en demanda de ocupaciones en la economía de la salud y del cuido como doctores, enfermeras, fisioterapeutas, servicios hospitalarios y de vida asistida”, explicó Salazar.

María Arteta, especialista de Género y no Discriminación de la OIT, explicó que entre el 2015 y el 2013 la demanda de trabajo de cuidado de personas mayores aumentará en un 51%.

A esta presión demográfica se suma también la incorporación de la mujer al mercado laboral, lo cual hace que exista una mayor demanda de atención de servicios de educación y cuidado para menores de edad.

“El trabajo de cuidados remunerado es y seguirá siendo una fuente importante de empleo en el futuro, en particular para las mujeres. La naturaleza relacional del trabajo de cuidados limita el potencial de sustitución de la mano de obra humana por robots u otras tecnologías”, dijo Arteta.

La revolución tecnológica también crea gran cantidad de empleos, algunos que ni siquiera se conocen y son difíciles de prever.

“Cuando se inventaron los telares y empezó la revolución industrial, a nadie le pasaba ni cerca la idea que un día iban a haber diseñadores. Cuando se inventó la electricidad, nadie creyó que íbamos a producir ingenieros eléctricos, y menos electrónicos”, complementó Roberto Sasso, presidente del Club de Investigación Tecnológica en nuestro país.

Fernando Vargas, especialista del Centro Interamericano para el Desarrollo del Conocimiento en la Formación Profesional de la OIT, señaló como ejemplos de algunos puestos que pueden desarrollarse en esta área: los optimizadores del tráfico de drones, gastrónomo molecular y arquitectos de realidades virtuales.

El ambiente también traerá oportunidades, como por ejemplo personas que realicen labores para minimizar el impacto del deterioro ambiental.

Según el video del Foro Económico Mundial ¿Quieres conseguir un trabajo en el 2025? Se prevé que la necesidad de desarrolladores de software, analistas de sistemas y especialistas de marketing aumentará en un 20%. También prevé que aumentará la demanda de técnicos sanitarios, fisioterapeutas y expertos en ergonomía laboral, entre otros.