Manuel Avendaño Arce. 3 enero, 2019
El 6 de febrero del 2017, un grupo de estudiantes de la especialidad técnica de mecánica automotriz del Colegio Vocacional de Artes y Oficios (Covao) inició el plan piloto de eduación dual del MEP, en el cual combinan clases en las aulas y prática en talleres bajo la supervisión de mentores. Fotografía: Rafael Pacheco.
El 6 de febrero del 2017, un grupo de estudiantes de la especialidad técnica de mecánica automotriz del Colegio Vocacional de Artes y Oficios (Covao) inició el plan piloto de eduación dual del MEP, en el cual combinan clases en las aulas y prática en talleres bajo la supervisión de mentores. Fotografía: Rafael Pacheco.

Los programas de educación dual que se iniciaron en Costa Rica en el 2013, buscan consolidarse con la aprobación de un proyecto de ley que, el pasado 15 de noviembre, recibió el aval de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación de la Asamblea Legislativa.

Sin embargo, antes de llegar hasta esta etapa definitoria para convertirse en ley, la formación dual ganó espacios, poco a poco en el país, ayudada por una serie de iniciativas de algunas empresas privadas e instituciones de educación técnica.

En cinco años, 635 personas se capacitaron y adquirieron conocimientos prácticos entre las aulas de los centros de formación técnica y las compañías privadas que abrieron sus puertas para esta incipiente modalidad.

La alianza necesaria

Varios actores se alinearon en el último lustro. Los primeros programas de educación dual en Costa Rica arrancaron en el 2013 con 20 estudiantes técnicos agropecuarios encargados de cultivos de piña y 17 personas que se prepararon como impresores flexográficos. Todos dentro del sistema de formación del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

Más tarde, en el 2014, Florida Ice & Farm (Fifco) se alió con el INA para poner en marcha una de las modalidades de educación dual con mayor crecimiento, la formación de personas para puestos del sector turismo, entre los que destacan cursos para cocinero, salonero bartender, camarera y recepcionista de hotel.

A la fecha, 525 estudiantes se egresaron de programas de educación dual impartidos en conjunto por el INA y por un grupo de empresas privadas de diferentes sectores como Fifco, Dreams Las Mareas, Hotel Andaz, Hotel Mangroove, Occidental Papagayo, Taller 3R, Matra, Avantica, GBSYS, Holcim, Zollner Electronics, Conlith, Codela, Grupo Vargas e Impresoras Delta.

Desde el 2014 el Programa de Educación Dual de Florida Ice & Farm (Fifco) ha graduado a más de 200 estudiantes, en el último año se graduaron 55 personas, el grupo más significativo desde la apertura del programa. Los egresados se capacitaron en las categorías de salonero-bartender y gastronomía. Fotografía: Cortesía de Fifco.
Desde el 2014 el Programa de Educación Dual de Florida Ice & Farm (Fifco) ha graduado a más de 200 estudiantes, en el último año se graduaron 55 personas, el grupo más significativo desde la apertura del programa. Los egresados se capacitaron en las categorías de salonero-bartender y gastronomía. Fotografía: Cortesía de Fifco.

En el 2016, la Dirección de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras del Ministerio de Educación Pública (MEP) puso en marcha un plan piloto de educación dual que se extenderá hasta el 2019. El programa se inició con 120 estudiantes de cuatro colegios técnicos en la especialidad de mecánica automotriz.

El proyecto de ley 20.786 busca consolidar el modelo de educación dual para extenderlo a colegios técnicos y centros de formación del país según las demandas del sector productivo. El fin es capacitar a personas que puedan aprender en empresas y luego se inserten con mayor facilidad al mercado laboral.

No es para todos

La educación dual no es para todos los colegios técnicos o centros del INA del país, ni tampoco para todas las carreras. La advertencia la hizo Pablo Masís, director de Educación Técnica del MEP.

“El modelo dual no es para aplicarse de manera extensiva a todo el país, porque se trata de un sistema que responde a la demanda del sector productivo y no tanto a la oferta académica. No todas las especialidades deben dualizarse probablemente”, aseveró.

Masís también explicó que el modelo de formación dual se construye en una mesa tripartita integrada por el Gobierno, los empresarios privados y los sindicatos, quienes definirán los detalles para que se incluya en el sistema educativo formal. Esta iniciativa se trabaja al margen del proyecto de ley que está en trámite en el Congreso.

Sobre el proyecto de ley, el Director de Educación Técnica del MEP, aseguró que lo ven como una muy buena iniciativa para consolidar el modelo dual en el país, aunque lo analizarán para hacerle observaciones como parte de la consulta pública que abrió la Asamblea Legislativa.

El sistema de capacitación y enseñanza dual no escapa de las críticas de quienes consideran que se trata de un mecanismo para que las empresas preparen y encuentren mano de obra calificada que les representen un menor gasto en salarios. Así lo calificaron algunos sindicatos de educación.

Andrés Valenciano, presidente ejecutivo del INA, aseguró que los modelos duales que se imparten en Costa Rica cumplen con todos los requisitos de los programas de formación técnica.

“Los contenidos son certificados por el INA, algunos se hacen en alianza con las empresas para asegurar la pertinencia de los mismos, pero todo el proceso lo desarrollamos nosotros de la mano con la compañía para asegurar a los estudiantes que adquirirán ciertas competencias”, comentó el jerarca.

Valenciano considera que la ley permitirá afinar detalles técnicos y legales para elevar la educación dual a mayor escala. “Nosotros estamos trabajando en analizar el texto para hacer las observaciones necesarias”.

Una vez que concluya la etapa de consulta pública, los diputados pueden incluir los cambios que recomienden el MEP, el INA y otros grupos consultados como las cámaras empresariales.

El proyecto ya fue cuestionado, el pasado 3 de agosto, por la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE). Este sindicato considera que la formación dual es un mecanismo para generar “mano de obra barata” para las empresas privadas del país.

La Asociación Nacional de Educadores (ANDE) también se opuso a la iniciativa de ley porque considera que existen dudas sobre el acompañamiento de los estudiantes en las empresas y la calificación de los mentores, quienes se encargan de esa etapa del proceso de enseñanza.